Editorial

La Palabra 11 de marzo Por
La satisfacción

Cuando a la pregunta de “qué le queda por hacer” al entrevistado, la respuesta es “lo logré casi todo” estamos ante una situación poco habitual. Y si le agregamos que tiene la firme convicción de que los sueños son posibles de concretarse, confirmamos esa predisposición a la mirada positiva de las cosas. Nadie está exento de los inconvenientes que a cada paso nos va sorprendiendo el libre albedrío. Pero el hecho de haber obtenido tanto en tan pocos años, y con los mejores resultados personales, habla de una entrega manifiesta donde cada logro, cada hora de clase, cada consejo maternal, cada paso junto al compañero, cada tema grabado, cada canción escrita, cada ilusión pretendida, permiten impregnarse de felicidad aun entendiendo que los momentos más aciagos no pueden ser motivo de desazón. Hoy compartimos una historia joven con años intensos de siembra donde la cultura popular es protagonista de la mano de una mujer entera que transmite alegría por hacer.

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar