EDUCACION PUBLICA

Sociales 02 de marzo Por
Leer mas ...
Hay  cartas de lectores que merecen difundirse. Aquí va una publicada en "La Nación" de Buenos Aires hace tiempo, que conserva una vigencia permanente. La firma Luis Bruno Barrionuevo. Leemos ahí:
"Tengo 67 años y soy producto, como la inmensa mayoría de mi generación, de aquella educación pública ( y gratuita) que supimos valorar, cuidar y enaltecer. Por aquel tiempo la educación privada era incipiente, ya que la estatal satisfacía las expectativas y necesidades de la población. Qué nos pasó desde entonces? Hay muchas respuestas posibles. Los diversos gobiernos hicieron lo suyo para que la calidad de la enseñanza fuera en retroceso, mientras crecía la enseñanza privada, que compensaba las dificultades y deficiencias de la pública.
Todos sabemos que si queremos que nuestros hijos aprendan un idioma, practiquen deportes y se compenetren en el universo informático que los integrará al presente y al futuro debemos hacer el esfuerzo económico para enviarlos a una escuela privada. Es la triste realidad, sin hipocresías ni demagogias. Descreo de todos los discursos de los políticos de todos los partidos- que por supuesto envían  a sus hijos a la escuela privada- para revertir esta situación. Un cambio profundo, revolucionario y verdadero sería que una ley proponga que todo funcionario y legislador tenga la obligación, mientras dure su mandato, de enviar a sus hijos a la escuela pública. Entonces habrá una genuina preocupación por nuestra educación. Creo que las personas son por lo que hacen y no tanto por lo que dicen".
Pienso que la mayoría de los lectores estará de acuerdo con esta valiente posición. No obstante, muchos como yo pensarán que también hay buenos políticos. Que no siempre logran hacer lo que desearían, pero que siguen luchando para que lo bueno de la educación se vaya imponiendo en el pensamiento y la conducta de los responsables. Unámonos a ellos para empujar todos juntos en la misma dirección.

Te puede interesar