El 'Pipita' Higuaín contra todos

Deportes 27/02/2017 Por
Leer mas ...
FOTO WEB FESTEJO. / Higuaín celebra, el cordobés Paulo Dybala, quizás su empedernido socio capaz de seguirle el ritmo con un aire fresco y atrevido, llega al encuentro.
FOTO WEB FESTEJO. / Higuaín celebra, el cordobés Paulo Dybala, quizás su empedernido socio capaz de seguirle el ritmo con un aire fresco y atrevido, llega al encuentro.
Se han saturado las redes sociales de reproches, no terminan de agotarse los lacerantes y creativos memes, reaparecen como fantasmas los yerros increíbles de goles perdidos y hasta Maradona agregó leña al fuego en su momento, cuando los dejó plantados a los indefensos del Sur por un mayor confort en el Norte de Italia.
El Pipita Higuaín parece estar condenado al éxito, y si bien esta definición no es aplicable a sus aportes en la Selección Mayor, cada vez que parece llegar la fecha de su vencimiento con la camiseta albiceleste, se reinventa a partir de sus interminables goles en el Calcio, y su nombre recupera terreno y se convierte en imprescindible.
Es una relación singular la del futbolista nacido en las inferiores de River y su historia con la albiceleste; podríamos también describirla como un designio de amor y odio que se hizo mucho más fuerte después de la final perdida ante los alemanes en Rio de Janeiro y que siguió echando raíces en las frustraciones siguientes.
Los aficionados por esta parte del mundo le han retirado la confianza y se lo han hecho saber cruelmente, en el último contacto del equipo nacional en San Juan; cómo olvidarlo: corrían 34 minutos del segundo tiempo del partido entre la Selección Argentina y Colombia jugado el 15 de noviembre del año pasado. Bauza sacó a Lucas Pratto, de gran trabajo esa noche, y metió a Gonzalo Higuaín, de escasa participación ante Brasil (días antes había sido vapuleado en Belo Horizonte). Fue en ese momento que la gente de San Juan se expresó: ovacionó al jugador de Atlético Mineiro y silbó al Pipita, lo hizo de manera estruendosa y espontánea.
Higuaín regreso a Italia compungido y abrumado no solo por ese coro popular mortificante, sino porque se acababa de quebrantar su futuro con un mensaje también condicionante para el entrenador para futuros desafíos.
Todos los que estuvimos allí en el estadio del Bicentenario, nos retiramos con la sensación de ciclo cumplido, que no habría reincidencias ni de un lado ni del otro y que, además, abriría la puerta para que otros históricos de este plantel, se fueran sin que los eche el humor popular.
Sin embargo, el hincha arrastra entre sus características más radicalizadas un espíritu culposo en la relación con ciertos jugadores de renombres, e Higuaín está en ese rango de contradicciones.
Hoy a menos de un mes del regreso a la competencia más importante por estos tiempos, las Eliminatorias hacia Rusia 2018, el peso de sus goles y su increíble vigencia, vuelve a tocarle el corazón a casi todos y acercarle alivio a un entrenador que no deja de ponerle oído a esa caja de resonancia de la opinión pública.
Con 29 años y con tantos goles anotados como partidos jugados con la camiseta de todos (32/67), su figura no está devaluada y su presencia parece una natural consecuencia.

DE TACTICA Y GOLES

Tal vez hoy, ahora mismo, Juventus sea el equipo que mejor representa el juego atractivo, audaz y, al mismo tiempo, tacticista en el fútbol de Europa. Con el toque como esencia, reinventado mientras abruma en su tierra, espera con ansiedad la revancha de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Porto, prevista para el 14 de marzo en Turín después de la victoria 2 a 0 en Portugal.
Este antecedente colectivo tan favorable, realimenta a Higuaín y lo consolida como uno de los grandes goleadores del planeta; solo como muestra de tamaña definición, agregaremos que en las últimas dos temporadas (Nàpoli – Juventus) marcó 75 goles en 60 partidos, una señal de confianza que demostraría que aquellos silbidos no han erosionado traumáticamente al implacable delantero.
Esta vigencia contiene otras razones que son interesantes de escudriñar; no está solo en la Vecchia Signora, el cordobés Paulo Dybala se ha convertido en un empedernido socio capaz de seguirle el ritmo con un aire fresco y atrevido.
Dybala, ahora, es también un especialista en tiros libres. Ese atributo se suma a tantos otros: habilidad, panorama, conducción, liderazgo. Un zurdazo al ángulo, primero. Y un potente remate, más tarde, descubren otra faceta: al ex Instituto le agrada el arco adversario cada día más, con lo cual, el entusiasmo que le ha crecido a Bauza, lo lleva a rotundas afirmaciones: Pipita es número puesto; y Dybala... "Higuaín es el titular, hoy por hoy es mi centrodelantero", insiste. "Dybala es un jugador muy interesante. Contra Inter jugó como más me gusta, más atrás, hasta de doble cinco. De tres cuartos de cancha es muy desequilibrante. Va a ser convocado", suscribe. Su nivel exige su presencia inmediata, sin embargo, hay que agregar a Messi y Di María. Y el seleccionado no precisa amontonar a figuras, sino crear la base de una estructura confiable y duradera.
A base de buenos partidos, el panorama se le fue aclarando al técnico y por qué no a los hinchas. El Pipita Higuaín sigue buscando esa redención a la que solo acceden los elegidos.
Que así sea, sus goles serán claves para remontar la clasificación.

Te puede interesar