CARTAS DE LECTORES

Locales 06/01/2014 Por
Leer mas ...
Respuestas a Bryan Mayer

Sr. Director:

El joven Bryan Mayer, en una reciente Carta de Lectores, pregunta si alguien lleva la cuenta de los muertos y asesinados por la delincuencia en estos últimos 10 años, y de otros hechos catastróficos más.
Como nadie se tomó la molestia de brindarle esa información, lo voy a hacer yo, de acuerdo a los datos que dispongo, que son algo incompletos.
Le digo que sí, que esas cuentas se llevan y se dan a conocer. Por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a través de su ministro Eugenio Zaffaroni, dijo por radio y televisión, que los crímenes bajaron. En la década de 1990 se contaban ocho (8) crímenes por cada 10.000 habitantes, por año, mientras que en los últimos diez años, esa cifra bajó a 5 ½ crímenes también por cada 100.000 habitantes y por año.
Además esa suma coincide (o casi) con lo que nos dio LA OPINION hace unos días en su página editorial, ahí la cifra era de 6 crímenes, o sea diferencia de medio punto.
Somos junto a Chile y Uruguay, los tres países que tienen menos criminalidad en todo América del Sur.
En cuanto a robos, asaltos y arrebatos, no encontré datos, pero supongo que en eso hemos aumentado, por lo menos en Rafaela, en esos rubros estamos bastante mal. En cambio en crímenes, en nuestra ciudad, estamos en coincidencia con la media nacional, tenemos 100.000 habitantes y el promedio está en 4 o 5 por año.
Un dato a destacar es que en Rafaela hace varios años que no se comete ningún crimen por inseguridad, o sea, la muerte de alguien totalmente inocente que es asesinado para robarle. La mayoría de los crímenes son por ajustes de cuentas, o sea, delincuentes que se matan entre ellos por el reparto de lo robado, similar a lo que ocurre entre los narcotraficantes. También los hay pasionales, por peleas entre parejas, o vecinos, o entre hermanos.
Algo parecido se lo escuché decir al gobernador Bonfatti, en este caso haciendo referencia a Rosario y Santa Fe, que son dos ciudades muy conflictivas en este rubro, ambas con índices de criminalidad bastante superior a la media nacional, pero por inseguridad, son mínimos.
Los asesinados por ser testigos de hechos que a grandes poderosos no le convienen que se den a conocer, es algo que ocurría mucho en la década de 1990, los testigos de la muerte del hijo de Menem, de Lourdes Di Natale, del fotógrafo Cabezas, el suicidio de Yabrán. Ahora no escucho que ocurran cosas como esas.
El narcotráfico es un fenómeno bastante nuevo en nuestro país y que va dar mucho que hablar en el futuro, dada su complejidad. Además, es algo mundial que tiene en Estados Unidos al máximo consumidor del mundo. En la Argentina pienso que la muy mala educación que muchos padres dan a sus hijos, sin valores, sin respeto y solidaridad hacia el prójimo, es un caldo de cultivo para que esos jóvenes ingresen al mundo de la droga. Y si no pregúntenle a los docentes de los colegios secundarios, todo lo que reniegan con los maleducados.
Los muertos por accidentes en las rutas, también han bajado. Deben disminuir más aún.
Otro dato positivo es lo ocurrido en el Chaco. Hasta el año 2007 era una de las provincias más pobres del país. La gestión del gobernador Capitanich hizo que ese flagelo bajara, especialmente en la mortalidad infantil, que antes era del 21 por 1.000 de los chicos nacidos vivos, y ahora bajó al 11 por 1.000.
La mortalidad infantil disminuyó en todo el país, al igual que la pobreza.
Si hay algo que a este Gobierno hay que reconocerle, es la inclusión social y el mejoramiento de las condiciones de ingresos de muchos argentinos, que antes no tenían ni siquiera la más mínima capacidad de acceso a los bienes básicos. Basta con ver el momento de gran esplendor que disfruta nuestra clase media, gracias a su esfuerzo y la excelencia de su trabajo, eso es cierto, pero eso no hubiese sido posible sin la política de crecimiento económico llevada a cabo por los gobiernos de los Kirchner.
Otro gran dato de estos últimos diez años, es que por primera vez, en los más de 200 de historia, no hubo necesidad de estado de sitio, que es una medida extrema que se implanta cuando el país entra en situación de caos, se pierde la gobernabilidad, por lo que hay que suspender las libertades constitucionales y evitar que el gobierno caiga.
Es que Néstor y Cristina Kirchner, lograron darnos la década menos violenta de la historia argentina, pese a los hechos tan graves de la reciente conspiración policial.
Sin duda ha sido una auténtica “década ganada”.
Lamentablemente estos datos no son conocidos por la mitad de la población, porque hay mucha gente que lee un solo diario o ve un solo canal de TV y de ese modo quedan cautivos de lo que les dice el Grupo Clarín, quien ha sido y lo es aún, el gran formador de opinión de los argentinos, a través de una perversa red de mentira y desinformación, inculcando el odio y la división entre los argentinos, deseando siempre que al país le vaya mal. Por lo expuesto, por tanta maldad e ignominia, el gran periodista Víctor Hugo Morales, calificó a Clarín como “el cáncer de la Nación”.
Para finalizar, le sugiero al joven Bryan, que estoy a su disposición para cualquier aclaración, que me llame, mi número de teléfono está en guía a mi nombre, lo atenderé muy cordialmente. Muchas gracias.

Norberto Andrenelli
DNI 6.284.270

Te puede interesar