Lácteos Aurora trata de resistir

Locales 13/01/2017
La empresa ubicada sobre la Ruta 70 recibe el 50% de la leche que necesita para producir desde que se desató la crisis hídrica. Si bien se adelantaron vacaciones, esperan sostener las fuentes laborales. De los 16 tambos que la proveían sólo 1 cerró, pero varios podrían desmantelarse en el corto lapso.
Ampliar
FOTO FACEBOOK RODEADA. Lácteos Aurora es rehén de esta situación de emergencia. Se está quedando sin proveedores de leche.
Por Gonzalo Rodríguez (Redacción LA OPINION). - Sobre la Ruta 70, en el kilómetro 117, cerca de Vila, se erige un emprendimiento zonal que supo permanecer y capear todos los temporales que sacudieron la lechería argentina. Lácteos Aurora, empresa que emplea 22 operarios de la región y que vende sus productos a 12 provincias de nuestro país, sobrevive al costado de la ruta, rodeada por el agua y la incertidumbre, en tiempos donde todo queda a merced de la naturaleza.
Una organización pequeña que además de tener que atravesar los sinuosos caminos por los que circula la industria lechera, está supeditada al vendaval que enfrentan los tambos del Departamento. Es por eso que en tiempos donde los productores primarios están más cerca de abandonar que de seguir nadando contra la corriente, Aurora, y otras empresas similares, pueden ser embestidas por la coyuntura.

A MEDIA MAQUINA

La actividad de Aurora, que comercializa productos bajo el mismo y también con rótulo La Paloma, bajó su producción a partir del comienzo del período de lluvias intensas. Si bien no hay información oficial sobre la situación de la láctea, la incertidumbre de los operarios y la preocupación de la zona son obvias.
Por lo que pudimos averiguar por ahora no se plantean bajas en el personal, pero el programa de vacaciones anuales sufrió un retoque y se aprovechó para adelantar días de descanso a algunos operarios. Esto se debe a merma de la producción ya que la empresa comenzó a recibir la mitad de los litros con los que funcionaba habitualmente.
Hasta la semana previa a la Navidad recibían entre 22.000 y 24.000 litros de leche cruda, de los 16 tambos que la abastecían. Una de esas unidades productivas, de la zona de Vila, ya cerró y el resto comenzó a enviarle la mitad o menos de los litros que acostumbra, es decir, lo que llegan a producir, lo que alcanzan a sacar, de tambos absolutamente colapsados y por caminos intransitables.
No obstante la situación puede empeorar ya que los responsables de varios de los 15 tambos que siguen funcionando, casi por inercia, anunciaron que buscan la manera de liquidar la explotación.

EL FUTURO: UNA INCOGNITA

Lácteos Aurora está ante una encrucijada y, tanto como los productores y todos nosotros, espera que deje de llover. Por ahora sigue produciendo, en una escala menor a la habitual, sus cremas, ricottas, sus quesos provolone, sardo, reggianito, romano, holanda, tybo Aurora, fontina, mozzarella y criollo, etc.
De cualquier manera su supervivencia está supeditada al clima, en lo inmediato, y las decisiones políticas, en el mediano plazo, como todo un sector productivo que es mucho más que una economía. Por lo pronto siguen cinchando y sosteniendo, los 22 empleados y la historia de un emprendimiento sencillo, que a punto de cumplir 25 años merece seguir trabajando.

Te puede interesar

Te puede interesar