Más homicidios

Editorial 11/01/2017 Por
En Rafaela se pasó de 22 homicidios a 33 en los últimos dos períodos.
La presentación de su informe anual de gestión por parte de la Fiscalía Regional, con asiento en Rafaela, que tiene como titular a Carlos Arietti -quien en abril próximo vencerá el período de 6 años para el cual fue designado, existiendo la posibilidad de un nuevo concurso para cubrir el cargo-, dejó aspectos más que interesantes para analizar y en especial útiles para relacionar con el aumento de la inseguridad, el tema número uno de preocupación no sólo de los rafaelinos, sino en toda la Argentina.
Es que durante el lapso de 13 meses, entre septiembre de 2015 y noviembre de 2016, se produjeron dentro de la jurisdicción de la Fiscalía 33 homicidios, 22 de los cuales ocurrieron en el distrito Rafaela, 6 en San Cristóbal y 5 en Tostado, siendo esa cantidad total casi un 50% superior a iguales episodios registrados en igual período anterior, ocasión en que fueron 15 en Rafaela, 6 en San Cristóbal y 2 en Tostado, cuando sumaron 23.
Si bien esta clase de homicidios dolosos no responden a una matriz uniforme, sino a episodios de diversa índole, no existiendo por lo tanto medios concretos para anticiparse a los mismos, es decir, realizar una labor preventiva, igualmente establecen un indicador muy elocuente y demostrativo respecto a la seguridad, o bien, la falta de ella, ya que el asesinato es la expresión más agravada que pueda existir dentro del ámbito de la criminalidad.
Las estadísticas en cuestión dan cuenta que en esos dos lapsos Rafaela pasó de 15 a 22 homicidios, con una alarmante suba de casi el 50%, mientras que San Cristóbal se mantuvo con la misma cantidad de 6 las dos veces, y finalmente en Tostado se pasó de 2 a 5 homicidios. Concretamente, los hechos de esta naturaleza ocurridos en nuestra ciudad, se incrementaron de forma significativa, seguramente en concordancia con el mayor nivel de inseguridad que se observa cotidianamente en todos los ámbitos. Con acertado criterio, bien podría decirse que los homicidios constituyen un verdadero termómetro para ir calibrando la cada vez más evidente falta de seguridad, y el aumento de casi la mitad de esta clase de episodios de tanta gravedad, no hace otra cosa que ratificar este sostenido avance.
Prácticamente todos estos episodios criminales tuvieron una resolución favorable, con autores identificados y en la mayoría de los casos detenidos, lo que constituye un saldo satisfactorio para el accionar de la Fiscalía y de los demás organismos que actúan en esta clase de casos. Pero la gran deuda fue el único caso no esclarecido, precisamente el hecho de mayor notoriedad, cuando el asesinato de la docente Nelly Zárate, quien fue muerta a golpes en su propio domicilio, teniendo una repercusión notable ya que la misma se desempeñaba como directora de la escuela Bernardino Rivadavia, uno de los establecimientos educativos más tradicionales de la ciudad. Y si bien es cierto que todas las vidas son de lamentar por igual, cualquiera sean las circunstancias, los ecos son muchísimo mayores cuando se trata de una persona de conocida actuación pública como en el caso de Zárate.
Justamente este hecho, que fue seguido con notable interés por la opinión pública, originó una importante serie de medidas y actuaciones correspondientes a la investigación, llegándose a deslizar significativos avances, pero al menos hasta ahora, nunca se llegó a nada, ni siquiera a una hipótesis con ciertas posibilidades de ser valedera. Es por esa razón, que todo el resto de intervenciones exitosas en cuanto a la dilucidación de homicidios, resultó opacada por este irresuelto hecho de la docente Zárate, que va en camino de quedar como otros asesinatos ocurridos tiempo atrás en la ciudad, definitivamente irresueltos y dentro de una nebulosa de olvido.
También da cuenta el informe que en 15 casos se dictaron condenas, con 17 personas sancionadas por estos hechos, encontrándose detenidos o con prisión preventiva los imputados, llevándose adelante las correspondientes instancias judiciales.
Toda esta perspectiva, da cuenta de un elevado número de asesinatos en la jurisdicción de la Fiscalía Regional, algo que tiene expresiones similares en casi toda la Argentina.


Te puede interesar