Golpe mortal a la zona rural

Locales 09/01/2017 Por
70 mm en 15 minutos y una violenta pedrada devastó la zona visitada por el presidente Macri hace 8 meses. Marita Ferrero describió la dramática situación.
Ver galería FOTO LA OPINION DESOLACION. Un ternero tratando de sobrevivir en el barro, entre los destrozos sufridos en Fidela.  SE VAN. Hasta el sábado los productores sacaron algunas vacas que pudieron salvar.
1 / 2 - FOTO LA OPINION DESOLACION. Un ternero tratando de sobrevivir en el barro, entre los destrozos sufridos en Fidela. SE VAN. Hasta el sábado los productores sacaron algunas vacas que pudieron salvar.
“Creemos que fue una cola de tornado, hay lugares que se llevó todo, la piedra rompió lo que quedaba. Se tumbó toda la línea de la luz, estuvimos llamando a la EPE, nos quieren mandar el personal que está en Ramona y con eso no vamos a hacer nada. El campo quedó aislado”. Esas fueron las primeras palabras de Marita Ferrero para describir la tormenta que arrasó Fidela ayer entre la mañana y el mediodía. Aquella productora agropecuaria de una pequeña colonia situada casi en el límite del departamento Castellanos, que pasó a la fama luego de haber sido visitada nada menos que por Mauricio Macri, en la anterior crisis hídrica. 261 días más tarde de aquella visita histórica todo ha empeorado. Fidela, como el 70% de la región, se inundó luego de las últimas lluvias. Marita comentó que “hay lugares que hay un metro de agua, pero ahora ya quedó en segundo plano. Por la piedra y el viento quedamos sin luz en la colonia y como sabemos que trabajan sabemos que no vamos a tener por un mes. Hasta acá habíamos tenido mucha agua, pero no viento como le pasó a Rafaela.” Respecto de la situación de los últimos días la productora puntualizó que “ayer (por el sábado) nos habíamos ido con un poco más de esperanza, el agua había bajado un poco. Ahora volvió a subir, llovieron 70 mm en 15 minutos. Nosotros estábamos en Sunchales y mi marido tiene una camioneta preparada, con la única que pudimos entrar. Con un vehículo común o con una 4 x 4 no se entra, por ningún lado”. Esta familia de Fidela es una de las pocas, o muchas de acuerdo de los elementos que se utilicen para el análisis, que sobreviven en el sector tambero. Marita nos contó que “ya habíamos sacado la mitad de las vacas. Las llevamos de un hermano de mi papá que está en La Rubia y de una familia que nos prestó un campo en Hersilia. Secamos, sacamos todas las categorías menores, las vacas que habíamos secado. Ayer (sábado) nos habíamos ido con un poco de ánimo, parecía que algo se iba a salvar en el tambo. Con esto, nada. La piedra molió todo, las reservas que íbamos a hacer con maíz no quedó nada.” Agregó que “hasta ahora habían muerto 2 o 3 terneros, alcanzamos a sacarlos antes a la mayoría. Ahora yo no puedo llegar y me cuentan que las vacas están flotando en el agua, no sé qué puede pasar”. CANSANCIO. Las condiciones climáticas han desnudado, una vez más, la falta de infraestructura de nuestro departamento. Esto generó la indignación de todo el sector agropecuario, claramente el gran damnificado por estos fenómenos. Marita expresó su enojo: “estamos hartos de la falta de sensibilidad hacia los productores y que no les importemos. Estamos acobardados. Hace 8 meses estuvo el presidente y yo hace de 2007 que peleo por lo mismo.” Sobre las gestiones que realizó ante Mauricio Macri la productora contó que “yo le había pedido por el camino que es la única salida que tenemos a Marini (9 km al oeste). Mandaron la plata, estaba todo encaminado, empezaron a trabajar y el intendente de Marini nos paró la obra porque no estaba de acuerdo en la cantidad de tubos de alcantarillas que había que poner. Gracias a esa acción quedamos aislados”. Claramente afectada, Marita expresó su amargura: “mi gran enojo es con la provincia, con nuestros legisladores, nuestro senador, hace mucho años que están trabajando. Seguimos igual o peor. Peleamos con obras, que se empiece desde abajo hacia arriba con las obras hídricas, como debe ser, y nunca se hizo nada”. Finalmente expresó que “lo más urgente es que nos manden una cuadrilla de la EPE. No sé hasta cuando vamos a estar sin luz. Desde la tormenta de enero del año pasado que tenemos los postes caídos, los levantaron los productores con los tractores, algunos. En todo el año no vinieron a hacer mantenimiento y la luz más cara de la provincia la tiene la zona rural.”

Te puede interesar