El bulevar ya no será el mismo

Locales 08/01/2017
Rafaela recompuso, en un gran porcentaje, su imagen luego de las dos tormentas fuertes de comienzos de año. Los trabajos continuaron hasta ayer y en muchos lugares sólo quedan rastros de algún árbol, cartel o poste. Uno de ellos el comienzo de Santa Fe, la arteria más importante, donde una de sus históricas tipas fue destruida por el viento. Se espera un domingo con más lluvias.
Ampliar
FOTO LA OPINION PLAZA DIEZMADA. Los operarios trabajando, quitando lo que quedaba de una de las tipas que le daba un fondo perfecto al Bv. Santa Fe.
La tónica de la ciudad de los últimos días fue la misma. Pensando cronológicamente hacia atrás podríamos confundirnos con el calendario, lo que fue miércoles podría haber sido viernes para nosotros. Todo en virtud de un movimiento tranquilo y tenso a la vez, cargado de incertidumbre y con un movimiento común: el cuello arqueado y los ojos clavados en las densas nubes que parecen no querer irse de nuestra región.
Podemos equivocarnos de día porque las imágenes se repitieron a medida que recorremos nuestra querida Rafaela: cables colgando, árboles sufrientes pidiendo ser sacrificados, humedad hecha charcos. Y en muchos lugares gente trabajando: limpiando, juntando, ordenando, para que nuestro querido pueblo siga siendo la “Perla del Oeste”.
Lo concreto es que Rafaela, gracias a su estructura y su potencial, pudo recuperar rápidamente la vertical, erguirse y volver a mirar hacia delante. Aún con todas las incógnitas que depara este comienzo de año, con complicaciones propias que serán profundizadas por la crisis del campo, la intención de todos es seguir madurando como sociedad y hacer de esta crisis una posibilidad de crecimiento. Quizás un espacio de unión y de entereza donde la solidaridad se derrame para que los más desvalidos encuentren la motivación de “seguir”.
Es por eso que la foto del sábado se mira con otros ojos a pesar de las señales que siguen rotas, de los semáforos doblados y de los cables que aún cuelgan desde el aire. La sensación es que queremos estar firmes y fuertes en caso que el clima decida seguir pegándonos, tal como parece que va a ocurrir.
Dentro de los trabajos que continuaron realizándose observamos las labores en la plaza 25 de Mayo, el corazón rafaelino. Una de sus tipas más añejas fue traicioneramente castigada por los diferentes vientos que nos azotaron entre el 1 y 3 de enero y no soportó la embestida. Los operarios municipales terminaron de retirarla, como así también de otros ejemplares que quedaron maltrechos.
Por eso el inicio, o el fin depende de donde se mire, de la “vuelta del perro” no será la misma. Aunque hay que mirar siempre lo positivo: la “ventana” a la plaza quedó más amplia, despejada, se puede apreciar y disfrutar desde varios metros antes.

NO HAY TREGUA

Los pronósticos no son alentadores, al contrario, y quizás en este momento, cuando usted querido lector esté leyendo estas líneas, afuera esté lloviendo. El Servicio Meteorológico Nacional proyectó para las primeras horas de hoy, en nuestra zona, complicaciones climáticas. Específicamente se esperaba que se desarrollen lluvias y tormentas, algunas fuertes, acompañadas de ráfagas intensas, abundante caída de agua en cortos períodos. Además fuerte actividad eléctrica y ocasional caída de granizo, condiciones para todo el día domingo.
La temperatura máxima esperada para hoy es de 32° y en la continuidad de las precipitaciones se espera que caigan entre 40 mm y 60 mm en Rafaela.
Las condiciones tenderán a mejorar definitivamente recién hacia mañana lunes, aunque para la noche existe un 50% de probabilidad de lluvias. Luego podríamos tener 4 días sin caída de agua.

Te puede interesar