¡Conmocionados!

Notas de Opinión 08 de enero Por
Leer mas ...
Para los rafaelinos, por las dos tormentas que arrasaron la ciudad, y para la gente de la zona que no termina de salir de una inundación que ya tiene otra encima, esta primera semana del año fue conmocionante, realmente espantosa. Confiemos que no sea el preanuncio de una tendencia para este 2017 que todos, o una buena parte al menos, lo esperábamos con optimismo y esperanza. Tal vez sea aquello de caerse para recobrar impulso, pero la prueba fue sin dudas demasiado dura, y lo será más todavía si no se adoptan las previsiones para que futuras reiteraciones sean menos intensas en los daños que provocan. Y que mejor si no son necesarias.
Es cierto que nadie puede prever que haya vientos de 110 kilómetros por hora, o que caigan 500 milímetros en una quincena, pero esto se viene repitiendo con tanta asiduidad que ya deberíamos tener una mejor infraestructura para enfrentar esta clase de meteoros, especialmente en los campos de la zona que otra vez están cubiertos de agua, esperando obras que no terminan de concretarse, mientras los gobernantes de hoy y los de antes, siguen echándose culpas. Lo cierto es que el justicialismo gobernó más de 20 años y el socialismo se acerca a los 10, pero las obras que realmente se necesitan siguen sin aparecer. Apenas las promesas y el compromiso después de cada nueva inundación, cada vez más seguidas, y por lo que se presume por el cambio climático consecuencia del calentamiento global, quizás más severas.
En Rafaela las pérdidas fueron $ 46 millones, mucha plata, pero no tanta si la comparamos con un presupuesto anual de casi $ 1.000 millones, siendo mucho mayor la pérdida de esfuerzo, de trabajo, que así y todo a veces no es suficiente. El verdadero padecimiento está en la gente afectada, la que se quedó sin techo, con agua en el interior de sus casas, perdiendo mucho de lo poco que tienen, ni que hablar de quienes ocupan zonas marginales, en situación infrahumana. Impresionan muchísimo más en cambio los 700 millones -pero de dólares- perdidos por el campo en agricultura y otros 20 millones de esa divisa por los tambos, pero también lo que sucederá en el futuro inmediato, ya que recuperarse demanda tiempo, y no es lo que sobra con catástrofes tan encimadas.
Todo tiene que ser puesto bajo revisión, desde lo más pequeño a lo más importante, ya que si algo queda claro es que estamos viviendo nuevos ciclos con el clima. Mientras aquí nos tapaba el agua, en otros lugares el fuego arrasaba con todo a su paso. No podría buscarse confrontación más elocuente, generada por la naturaleza, es verdad, alterada por la acción del hombre convertido en protagonista central, que sigue deforestando a mansalva, enviando gases con efecto invernadero que destruyen la capa de ozono, ensayando bombas nucleares 100 veces más potentes que la de Hiroshima haciéndolas estallar en las entrañas de la tierra con el sólo objetivo de amedrentar a sus enemigos.
¿Y en el país qué sucedió esta semana? De todo, en primer lugar este fin de semana aumenta la nafta 8%, con lo cual la de primera calidad llegará a 23 pesos -según el lugar-, continuándose con la misma metodología del kirchnerismo, beneficiando a las empresas petroleras. Se dice luchar contra la inflación pero se aumenta todo, que impacta en los precios, y eso que la nafta es de las más caras de Latinoamérica, pareja sólo con Uruguay. Esta semana la subieron 20% en México llevándola a 0,80 centavos de dólar -unos 15 pesos de los nuestros- y la gente hizo una pueblada.
Antes hablamos de los incendios, donde el ministro Bergman, el rabino, salió con algunas declaraciones sobre apocalipsis que parecen ser el anticipo de su salida del gabinete de Macri. No hace otra cosa que darle la razón a aquellos que se preguntan ¿qué hace el rabino al frente de medio ambiente? No porque sea rabino, lógico, sino porque él mismo dijo saber poco y nada del tema.
Sube el dólar, el gremialista Segovia -del partido Miles de D'Elía- se mandó un paro por reclamar un baño diciendo "no me importan los pasajeros"; se levantó una polvareda entre los gobernadores por los $ 25.000 millones extra que Macri le da a la gobernadora Vidal; Scioli sigue acosado por Lilita Carrió cuando se toma un respiro con Lorenzetti. Mientras tanto Cristina Kirchner y su familia siguen hundiéndose en la ciénaga judicial, pues además de las causas por corrupción se viene la de Nisman. Margarita Stolbizer, en pica con su socio Massa por la propuesta de bajar la imputabilidad de los menores a 14 años, dijo "sería un espanto que Cristina pueda ser candidata".
Y el colmo, pues toca al bolsillo, el INDEC reveló que la mitad de los argentinos que trabajan y reciben alguna paga, gana menos de 8.000 pesos. Año arduo el que empezamos a desandar...


Te puede interesar