Cerrarían los tambos de El Arañado y Sacanta

Suplemento Rural 05/01/2017 Por
Leer mas ...
La mayoría de los tambos de la zona de El Arañado y Sacanta, en la provincia de Córdoba, están a punto de cerrar. Sucede que las intensas precipitaciones y las escorrentías de zonas más altas han colapsado caminos y canales en los parajes La Salada y el Jumial al oeste de la localidad de El Arañado.
Ambos parajes se encuentran ubicados en el centro de un cuadrilátero conformado por las localidades de Carrilobo, Pozo del Molle, El Arañado y Sacanta en el centro-este de la provincia de Córdoba.
En el lugar hay una decena de tambos que ven imposibilitado el transporte de la leche y en el caso puntual de tres tambos, debieron tirar la materia prima en las últimas semanas, tras las lluvias de más de 200 milímetros caídos en la zona de Carrilobo y Calchín Oeste.
El gran problema por estos días es el encajonamiento de agua que no puede ser conducida ya que no se finalizaron las obras de canalización que conduce el fluido hacia el Canal San Antonio y la Cañada Jean Marie
Todos estos tambos habían sido impactados por los vaivenes climáticos en abril pasado y tras la lenta recuperación de caminos y ripios, los productores de la zona esperaban que llegue el canal prometido para evitar el colapso de agua. El impacto fue tan fuerte que en las dos escuelas de esos parajes sólo se dictó la mitad de los días de clases del 2016, ante la imposibilidad de la llegada de los alumnos a los establecimientos educativos.
Ahora, con las lluvias de finales de diciembre, todo se ha complicado y ya hay tres tambos que confirmaron su cierre.
A la vez, un tambo histórico de la zona de Sacanta, como el de Ricardo Giarda, fallecido en 2015, está en proceso de cesar su actividad.
Daniel Panero, uno de los productores afectados, le dijo al sitio TodoAgro: “Pude salir a duras penas con un tanque para sacar la leche, por un camino alternativo. Lamentablemente los ripios que habían sido recuperados hoy son canales de agua en donde no pasan ni los tractores”.
Un dato más que confirma la complicada situación de la zona es que durante el primer día del año 2017, los productores Rodolfo Panero y Federico Siderol, del paraje La Salada, debieron tirar la leche y evalúan cerrar ya sus tambos.

Te puede interesar