Ceschi

Información General 04/01/2017 Por
Leer mas ...
Veraneo

En la tira de Viuti, un empleado le dice a otro: "Vos sabés que yo tenía ganas de ir de vacaciones a las cataratas. Pero lo consulté con mi mujer, y ella está desesperada por el noroeste. Después lo consulté con los chicos, y votaron por Bariloche. Finalmente, lo consulté con el bolsillo... y decidí quedarme en casa".
Lamentablemente, son demasiados los que tienen que limi­tarse a veranear "de locales". Y en este caso hay que pro­curar pasarla lo mejor posible, sin añorar lo que no está al alcance. Hay que encontrarle el lado bueno a la cosa, para no caer en la desesperanza.
Y usted ¿saldrá de vacaciones? Ojalá pueda cargar los bártulos y largarse al veraneo. Como alguien escribió, salir de vacaciones es "hacer limpieza general dentro de uno mismo. Todo lo feo y triste, lo que nos provoca angustias y tensiones, es barrido por la expectativa de inaugurar días de tranquilidad, tanto física como espiri­tual" .
Para gozarlas mejor, no vendría mal repasar este Decá­logo de las vacaciones, publicado en algún lugar:
"1) Buscar el lugar más adecuado para el descanso y acorde con la propia situación económica.
"2) Buscar la auténtica amistad que ennoblece y eleva.
"3) Tratar de vivir la alegría y comunicarla a los demás.
"4) Evitar por todos los medios el ocio que enerva y des­vitaliza.
"5) Organizar los días conforme a un horario racional.
"6) No abandonar las prácticas religiosas del año.
"7) Evitar todo aquello que pueda sembrar el escándalo en los demás.
"8) Eliminar todos los gastos inútiles, y gastar más bien en conocer nuevos paisajes que en fruslerías.
"9) Aprovechar el tiempo con ciertas actividades complementarias.
"10) No prolongar las vacaciones indefinidamente, porque así pierden su razón de ser".

Y, desde ya, ¡felices vacaciones!

Te puede interesar