Editorial

La Palabra 07/01/2017 Por
La misma estrella
image001

Esa mágica que anunció a los Magos de Oriente y permitió que sea señalado el lugar del Nacimiento para visitar a la Sagrada Familia. La misma que cada año nos indica uno de los momentos para renovar espiritualmente nuestro porvenir. La que alumbró el destino de tantos sacerdotes que asumieron -cada quien en su tiempo- el momento y la forma de enfrentar la realidad -siempre dura para los que están al lado de los más débiles- y superar situaciones para acompañar y defender a su pueblo sin otra premisa que dignificarlo. Nuestra entrevistada fue descubriendo historias de curas involucrados en lo político y en lo social que tuvieron nombres y apellidos. Hubo y sigue habiendo incalculable población de ellos que también ejercen el ministerio desde un lugar de acción cotidiana. Son los que permitieron que algunas situaciones se transformen en consideraciones hacia los más desprotegidos. Por eso una estrella -esa estrella, aquella estrella- para todos nos confirma que somos asistidos de la misma forma para que seamos iluminados a la hora de las decisiones.  

Raúl Alberto Vigini

[email protected]

Te puede interesar