“Un golpe muy duro para la ciudad”

Locales 03/01/2017
Leer mas ...
Ampliar
FOTO J. BARRERA EN TRABAJO. La tarea de desmontar lo que queda del techo.

Si bien estuvo también a primera hora de la tarde, el intendente Luis Castellano recorrió por la mañana la Escuela Especial “Melvin Jones”, además de diversos sectores de la ciudad que se vieron particularmente afectados por el temporal del 1º de enero.
"Ha sido un golpe muy duro para la ciudad", manifestó el intendente luego de inspeccionar las instalaciones afectadas. "Recién estábamos saliendo de la tormenta de febrero del año pasado y ahora nos estamos poniendo en la reconstrucción de la ciudad nuevamente", agregó.
Indicó que "hacer el relevamiento de daños para ver cuánto es el presupuesto y que rápidamente podamos colaborar con el gobierno de la provincia, el Ministerio de Educación, para la reconstrucción de esta escuela; los daños a las instituciones hay que atenderlos rápidamente para volver a ponerlos en al servicio de la gente".
Según pudimos averiguar, el intendente se comprometió con el gobernador a estimar los gastos del siniestro para luego solicitar oficialmente una ayuda económica a la provincia, más allá de la situación de la escuela.

“NO NOS SENTIMOS SOLOS”

Paula Culzoni es la directora de la Escuela Especial Nº 2027 Melvin Jones y una de las primeras en encontrar la escena dantesca del SUM sin su techo. En diálogo con la prensa la docente expresó que “todavía nos da piel de gallina ver todo esto, el desastre que quedó. Hay mucha gente que viene a ayudar a la escuela, que está preocupada por la situación. No nos sentimos solos, estamos acompañados por Defensa Civil, por la Provincia, por la Municipalidad y poniendo fuerza”.
Paula fue una de las primeras en llegar ya que tuvo un llamado del servicio de alarma. Con la precaución del caso, y unos minutos después del momento más violento de la tormenta, se acercó a la escuela para corroborar qué había pasado. Reconoció que “nunca me imaginé esto, pensé que algo había golpeado o habían querido forzar una puerta. Después cuando pudimos venir, porque en el momento que me llamaron, fue en el peor momento de la tormenta, y empezamos a abrir las puertas para poder llegar hasta el SUM vi tanta claridad, me quise morir. Entendí que realmente algo grave había pasado. El techo ya no estaba más”.
La directora ofició de anfitriona de todos los funcionarios en estos días y ayer también lo hizo del gobernador Lifschitz. Pero antes que llegue el jefe santafesino trabajó junto con el resto de las docentes, los empleados y algunos colaboradores en la realización del almuerzo, y atención, a los soldados que llegaron desde Santo Tomé para colaborar. Con mucho esfuerzo los agentes, junto con personal de Defensa Civil, están abocados al desarmado completo de la estructura que todavía se erige en la parte superior del SUM. Los trabajos se realizan a buen ritmo, de manera que los restos del techo no genere más inconvenientes en caso de producirse nuevamente fuertes ráfagas de viento.

Te puede interesar