"El 2017 lo vamos a seguir haciendo juntos, y va a ser un muy buen año"

Locales 31 de diciembre Por
EL INTENDENTE CASTELLANO ADMITIO LAS DIFICULTADES DEL 2016 PERO SE MOSTRO OPTIMISTA PARA LO QUE VIENE
FOTO PRENSA MUNICIPAL "HACEMOS JUNTOS". Castellano en los nuevos canteros de avenida Aristóbulo del Valle, una obra que sintetiza el eslogan de su gestión pues la gente la eligió y el Municipio la reformó.
FOTO PRENSA MUNICIPAL "HACEMOS JUNTOS". Castellano en los nuevos canteros de avenida Aristóbulo del Valle, una obra que sintetiza el eslogan de su gestión pues la gente la eligió y el Municipio la reformó.
-¿De qué manera termina el 2016?
-Mejor de lo que lo empezamos. Fue un año marcado por el cambio de gobierno y la incertidumbre, complejo a nivel económico y social. Y en esta región y en Rafaela en particular le agregamos el factor climático, lo que configuró una ecuación complicada. Las tormentas principalmente de febrero dejaron gravísimos daños en la ciudad, y después las lluvias afectaron los campos vecinos que impactaron profundamente en la economía de la región. Por esas circunstancias incluso vino el presidente Mauricio Macri con quien sobrevolamos la zona junto al gobernador, Miguel Lifschitz. Esa crisis hídrica provocó la caída en el consumo y en la actividad económica de toda la región. Desde lo político, el 2016 significó un desafío para ver de qué manera construíamos un vínculo con los nuevos gobiernos de la Provincia y de la Nación. Primero para darle continuidad a los proyectos y obras que estaban en marcha, y segundo para potenciarnos entre todos hacia adelante. Como gobierno local justicialista que somos debíamos ganarnos la confianza con las autoridades entrantes tanto en la Provincia como en la Nación para que puedan continuar las obras y podamos ir por más. 
-¿Lo logró?
-Creo que sí, hoy puedo decir que todas las obras que veníamos llevando adelante tanto con la Provincia como con el Gobierno nacional están en marcha. Y en algunos casos hemos firmado, con el gobernador Lifschitz, un acuerdo para comenzar el desvío del tránsito pesado en tanto que en los primeros días de febrero se licita la segunda etapa del Canal Norte, son dos obras estratégicas. Además, hemos firmado un convenio para ejecutar obras de cloacas en el sector sur. 
Son señales de diálogo. Y con el Gobierno nacional todos los proyectos se continuaron más allá de las dudas iniciales. Fueron muchos viajes del equipo de nuestro Municipio para gestionar y conocer nuevos funcionarios. Es una señal fuerte de confianza que el Gobierno de Macri nos haya dado la derecha para seguir las obras en marcha, sobre todo considerando los niveles de corrupción que se detectaron en la obra pública en distintos lugares. La finalización de las viviendas del Procrear, el CEPLA, la obra de Marchini y Vieytes y avenida Italia siguen con fondos nacionales al igual que la transformación en autopista de la Ruta 34, con la variante Rafaela incluida. Lo que nos queda pendiente con el Gobierno nacional para el año que viene es la firma de convenios por obras nuevas. En definitiva, en términos de obra pública, de gestión, de acuerdo y diálogo fue un año positivo. 
-De todas maneras, hubo un deterioro desde lo social. 
-Después está lo otro que no podemos controlar, que es el tema de la inflación, de los precios, la baja del empleo. Ha aumentado casi dos puntos la desocupación en Rafaela, la economía informal sufrió un gran deterioro, y eso afectó junto a la crisis del campo por las inundaciones y la lechería el nivel de actividad en la ciudad. Pero veo una perspectiva mejor para el año que viene. 
-¿Debió hacer un esfuerzo adicional para contener esa situación social más frágil?
-Claro que sí. Hemos tenido que dirigir más recursos para el gasto social. El mayor problema se da en la caída del empleo informal. Rafaela ha podido sostener el empleo formal, en todo caso el personal que se jubiló no fue reemplazado en la estructura de las empresas o comercios, también se bajaron las horas extras. Los programas sociales, como Jóvenes o de las Cooperativas, se pudieron mantener. Ahora hemos aumentado 20% lo que es la ayuda para las áreas sociales en general, esto comprende tanto programas de asistencia directa o de promoción del empleo. Hay una porción muy grande del presupuesto 2017 que está desarrollado desde lo social porque es una prioridad. En programas educativos, deportivos, culturales, en salud y vivienda tienen que ver con la seguridad. 
-Usted fue a un tema que es primera preocupación de los rafaelinos, la seguridad. Y hace dos semanas se reunió con el ministro, tras lo cual se mostró disgustado.  
-Fue una reunión que nos sorprendió en forma negativa, porque hemos valorado la gestión de (Maximiliano, ministro de Seguridad de la Provincia) Pullaro desde el inicio porque en el Gobierno de Lifschitz se observó una intención de hacer mejor las cosas que en el mandato de (Antonio) Bonfatti. Hubo mayor velocidad en la respuesta en el territorio pues se realizaron más allanamientos y se pacificó en los barrios, pero creo que ahora es necesario trabajar más en la cuestión de los robos. Hay una meseta que nos preocupa, no hay procedimientos antidrogas. Encima se llevaron gendarmes sin informarnos, no nos dicen si volverán. De todos modos, el diálogo con Pullaro está abierto más allá de que la última reunión no fue positiva para la ciudad, no pude traer las respuestas que esperaba. Hay un déficit muy grande en la cantidad de policías y en el equipamiento de la fuerza. 
-El nuevo acueducto tiene un presupuesto de $ 288 millones en el Presupuesto provincial de 2017. ¿Qué opina?
-Espero que la Provincia empiece la obra. Más allá del presupuesto, lo que queremos es que comience la obra. 
-¿Cómo se lleva con Lifschitz?
-La relación es muy buena. En la última oportunidad que nos cruzamos, que fue en Santa Fe durante la entrega de fondos de obras menores, le pedí una reunión cara a cara para plantear diversos temas de gestión. Aceptó mantener ese encuentro, creo que será pronto. Diciembre no es un mes sencillo, pero nos vamos a reunir para analizar qué cosas fueron positivas en este primer año y qué es necesario mejorar.   
-¿Está de acuerdo con la unificación de las elecciones?
-Está bien, sería un error poner a la gente frente a cuatro elecciones lo que nos obligaría a cerrar listas en febrero. Es acertada la decisión del Gobernador de unificar la elección de diputados y concejales en el caso de Rafaela. 
-¿Se ha sentido incómodo gobernando con un Concejo con mayoría opositora?
-No. Así como es un desafío interesante gobernar la ciudad con una gestión de distinto signo político tanto en la Provincia como en la Nación, también lo es a nivel local con un cuerpo legislativo dominado por la oposición. En realidad siempre ha sido así desde que soy intendente. Lo que pasa es que cuando el Concejo Municipal junta esa mayoría opositora para poner palos en la rueda, se pone negativa la cosa. Pero cuando el diálogo permite llegar a acuerdos, escuchando lo que pide la oposición, para encontrar coincidencias, todo es más sencillo. 
-El martes envió a todo su Gabinete al Concejo para ayudar a los concejales a analizar el Presupuesto municipal en Comisión. ¿Por qué?
-Nos pareció que no era suficiente responder las 96 preguntas que hicieron los concejales sobre el Presupuesto 2017 y por eso le pedí a todo el Gabinete que vaya al Concejo en una actitud de transparencia y de humildad. Queríamos que todos los concejales se saquen las dudas antes de tratar el proyecto en la sesión. No hay que olvidar que este año fue el primer presupuesto por programas que presentamos, por lo tanto hay partidas transversales que atraviesan distintas secretarías. En realidad, está adaptado a la gestión municipal en el territorio, cuando distintas áreas comparten proyectos. 
Fue una buena señal de convivencia. 
-¿Qué expectativa tiene con las elecciones de concejales del año que viene?  -Por lo menos poder mantener las bancas que renovamos, que son dos bancas de Jorge Muriel y Marcelo Lombardo, sabiendo de antemano que son elecciones difíciles. 
-A usted lo mencionaron desde el PRO santafesino como un buen candidato a diputado nacional. 
-Descartalo por completo. 
-¿Qué sintió?
-Es bueno que alguien de otro partido político te quiera como dirigente. En este caso que el PRO o Cambiemos diga que nosotros seríamos un buen candidato el año que viene en su espacio es un reconocimiento. Pero tengo claro dónde estoy, soy peronista y pertenezco a un espacio político de la ciudad que se sigue consolidando a nivel provincial. Y soy intendente, y lo voy a hacer hasta que se termine mi mandato. 
-El bono de fin de año puso en discusión la dedicación a la función. ¿Cómo es ser intendente de Rafaela?
-Soy intendente 24 horas. No hay otra forma de gobernar la ciudad. Sé a qué hora entro, no a la que salgo. Si te gusta agarralo. Sino dejáselo a otro. Si vas al supermercado, si vas a la plaza, en la calle o en un bar te saludan y te plantean situaciones o problemas. Esa es la exigencia que se le pone al intendente en la ciudad de Rafaela. Hay que tener vocación por lo público, en un trabajo de mucha exposición. 
-¿Qué espera para 2017?
-Lo más importante de la gestión es sentir que podemos hacer las cosas juntos. Cuando la tormenta cambió la ciudad el 19 de febrero dije que no sólo la íbamos a reconstruir, sino que la íbamos a dejar mejor de lo que estaba. Ese golpe lo sentimos mucho, pero de los momentos difíciles sacamos fuerzas para salir adelante. Nuestro eslogan "hacer juntos" nos identifica como proyecto de ciudad. Juntos con toda la comunidad nos recuperamos de la tormenta. Fue un ejemplo de proceso de construcción colectiva, que incluye a todos mediante el diálogo, con los que pensamos igual y con los que pensamos distinto. El 2017 lo vamos a seguir haciendo juntos, y va a ser un mejor año. 

Pedro Ulman

Secretario Redacción. Diario La Opinión

Te puede interesar