Unas fiestas para todos

Locales 31 de diciembre Por
Celíacos Rafaelinos en Acción traslada su mensaje de inclusión para quienes no pueden comer algunos cereales, por cuestiones de salud, haciendo así a los festejos mucho más inclusivos, de manera sencilla.
La celiaquía es una intolerancia a la proteína de algunos cereales. El gluten está presente en el trigo, el centeno y la cebada, pero también contamina a la avena. Eso es lo que restringe la ingesta de todos los alimentos que los contienen, a una de cada cien personas en nuestro país.
Pero no comer algunos de los platos que se sirven en estas fiestas, no tiene que dejar de lado a quienes se sienten a nuestra mesa. No es una tarea difícil la de pensar en alternativas para todos y ese debe ser un objetivo claro para lograr en el año nuevo. Más allá de los presupuestos, siempre hay alguna opción sin gluten para ofrecer a quienes comparten estas fiestas con nosotros.
En nuestra ciudad funciona un espacio de interacción, que se reúne una vez al mes en la cocina del Hospital Jaime Ferré, que trabaja en este sentido. Celíacos Rafaelinos en Acción, que también tiene su página en Facebook, transmite ideas y mensajes que hagan más sencilla esta adaptación en la alimentación, pero a la vez, la aceptación y el entendimiento en los grupos sociales.
Grandes y chicos deben modificar su alimentación y todos deben colaborar para que vivan de una manera saludable, absolutamente.
Algunos de los niños que participan de este espacio tienen sus propios deseos. “En estas fiestas quiero pedir un solo deseo, que se acuerden de mí y de todos los chicos como yo. Que haya más información sobre cómo es mi alimentación, para poder compartir juntos la mesa”. Esto se extiende también a recintos como los peloteros de la ciudad, donde deben existir siempre opciones sin gluten para los tantos niños diagnosticados.
Comer es un derecho y en esto se debe destacar el compromiso y la solidaridad de todo, en un acto tan sencillo como el de prestar atención a la hora de disponer los alimentos, pero sobre todo con el respeto hacia el prójimo sin comentarios desalentadores.
La celiaquía no es una opción, es una forma de vida y esto debe ser respetado, por la salud de todos. Desde cada uno de nuestros lugares, una ínfima colaboración puede hacer la diferencia.
Felices fiestas, libres de gluten y que 2017 sea un año más inclusivo en Rafaela.



Te puede interesar