Movimiento comercial esperado

Locales 24/12/2016 Por
La llegada de la Navidad parece haber despertado el apetito de los compradores rafaelinos. Durante toda la semana el flujo de gente en Bv. Santa Fe y zonas aledañas fue in crescendo. Ayer por la tarde fue difícil transitar, incluso caminando y para hoy se espera a los que salen a buscar regalos a último momento.
FOTO J. BARRERA UN MUNDO. El centro rafaelino lució como en los mejores tiempos, todos a comprar sus regalos de Navidad.
FOTO J. BARRERA UN MUNDO. El centro rafaelino lució como en los mejores tiempos, todos a comprar sus regalos de Navidad.
Los números negativos de la economía argentina, en un año de intento de reacomodamiento y reconocimiento de la realidad de nuestro país, generaron zozobra en distintos sectores laborales y productivos. El comercio tuvo vaivenes importantes, quedando a la espera de una recuperación que no termina de llegar y que invita a seguir mirando hacia adelante, entendiendo que para un despegue sustentable es indispensable una mejora general de la situación nacional.
Algunas herramientas crediticias y la extensión de programas de aliento al consumo, como los tan mentados “Ahora 12”, convertido en algunos casos en “Ahora 18”, o las promociones específicas de las tarjetas de créditos, onerosas desde el punto de vista financiero, sirvieron hasta aquí como un puente hacia el futuro pero no pudieron en definitiva cambiar la ecuación general.
Es por eso que desde el sector comercial se miraba hacia esta Navidad como una gran oportunidad, obvia e histórica, pero cuyos alcances eran impredecibles a esta altura de las circunstancias. Si bien tendremos que esperar a la semana próxima para conocer datos estadísticos y conclusiones, a primera vista la llegada del “Niño Dios” sería con un pan bajo el brazo para los comerciantes rafaelinos.

MOVIMIENTO INFERNAL

Quienes transitamos diariamente el centro podemos medir el movimiento comercial con un pantallazo, mucho más si tuvimos la fortuna de nacer en esta tierra. En este sentido hemos notado desde el pasado lunes un flujo de gente que evidentemente mejoró la perspectiva respecto de la media de este año complicado.
Muchos programaron sus compras, otros salieron a medir los precios y algunos fueron en busca de promociones. Lo concreto es que la cercanía de la Navidad modificó la foto del centro rafaelino en cuestión de días.
Ese interesante movimiento se fue profundizando con el correr de los días y terminó de hacer eclosión ayer. Porque además hay que recalcar que a los que recorren, entran, se miden ropa, preguntan y, finalmente, compran se les agregan los encuentros de fin de año. En estas semanas todos apuramos el momento de encontrarnos con amigos o indeseados, invadidos por el sentimiento de paz que acompaña las Fiestas, de manera de despedir el año con todos los conocidos, como si se acabara el mundo. Conclusión: al ir y venir de gente por las veredas, de un negocio a otro, se mezclan los que van o vienen de las reuniones en los bares y/o canteros de la ciudad.
Volviendo al movimiento comercial, el día jueves fue muy difícil atravesar el centro en auto y ayer hubo horarios pico en los que se volvió directamente una odisea. Las veredas de Bv. Santa Fe se vieron colmadas de gente, situación que se derramó a las calles adyacentes, más San Martín y Belgrano.
Según pudimos indagar se espera que la tendencia no cambie para hoy sábado. Como es costumbre, muchos salen a buscar regalos de último momento, comportamiento que se argumenta de varias formas: porque nos olvidamos de algún pariente, porque nos agarra un irremediable sentimiento de generosidad o porque queremos darnos un gustito, lo más parecido a “tirar la casa por la ventana”. Y eso, a veces, es una caricia al alma.

Te puede interesar