Murió Michèle Morgan

Información General 22/12/2016 Por
Leer mas ...
Por su timidez y su vida reservada fue llamada la "Greta Garbo francesa" pero Michèle Morgan, que murió anteayer a los 96 años, alejada desde hacía tiempo del mundo del espectáculo, además de ser una gran actriz, tenía también "los ojos más hermosos del cine" (categoría en la que compitió con la criolla Amelia Bence). El comunicado de su familia apunta justamente a esa característica: "Los ojos más bellos del cine se han cerrado definitivamente esta mañana del martes 20 de diciembre", escribieron en el comunicado.
Nacida el 29 de febrero de 1920 en el elegante barrio de Neuilly-sur-Seine, a las puertas de París, con el nombre de Simone Renée Roussel, que prontamente cambió, la futura actriz conoció una infancia desahogada hasta que su padre perdió toda su fortuna en la crisis de 1929. Entonces debió mudarse con su familia a Dieppe, un puerto en el norte de Normandía en cuyo casino descubrió su vocación dramática. A los 15 años, Simone se fue de su casa junto con su hermano para intentar en París una carrera cinematográfica, comenzada en 1936 como extra en "Mademoiselle Mozart" de Yvan Noé (1936) con Danielle Darrieux.
En 1937, con "Gribouille" de Marc Allégret, con guión y diálogos de Marcel Achard y con su nuevo seudónimo, Morgan alcanzó el pináculo del estrellato que mantendría hasta la llegada de los directores de la nouvelle vague del cine francés, Morgan fue el ídolo del cine de su país con obras maestras como "El muelle de las brumas", de Marcel Carné y con Jean Gabin (con el que tuvo un leve romance), "La loi du nord" de Jacques Feyder (1939) y "Remorques" de Jean Grémillon (1941).
En 1942, la RKO le firma un contrato en Hollywood donde debutó al año siguiente con "Two Tickets to London" de Edwin L. Marin, "Higher and Higher" de Tim Whelan donde era una mera presencia decorativa al lado de un jovencísimo Frank Sinatra y "Pasaje a Marsella" de Michael Curtiz, director de "Casablanca", quien convocó a Ingrid Bergman cuando la RKO se negó a prestarla a la Warner Bros. Terminada la guerra, Morgan volvió a París y fue la primera ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1946 por su protagonista ciega de "La sinfonía pastoral" de Jean Delannoy, antes de interpretar "El ídolo caído" de Carol Reed.
Debutó en el cine italiano con "Fabiola" (1949) de Alessandro Blasetti, donde conoció al que fue su segundo marido, Henri Vidal (el primero fue el actor William Marshall). Junto con Gérard Philippe rodó otro clásico, "Las grandes maniobras", de René Clair.
Sus films posteriores, incluyendo "Stanno tutti bene" de Giuseppe Tornatore, al lado de Marcello Mastroianni y que fue su adiós al cine en 1990, no agregaron nada destacable en su carrera. (Fuente: Ambito Financiero).

Te puede interesar