La comunidad despidió a Nino Sapino

Región 21 de diciembre Por
HUMBERTO PRIMO
FOTO ARCHIVO// NINO SAPINO./ El humbertino recientemente desaparecido.
FOTO ARCHIVO// NINO SAPINO./ El humbertino recientemente desaparecido.

HUMBERTO PRIMO (Por Jorge Luis Mezzabarba). - Triste fue la noticia de este domingo 18 cuando se supo que había dejado de existir Ogilvio Antonio Sapino cuando contaba con 88 años de edad. “Nino Sapino” como lo conocían todos, fue una de esas personas que alcanzó durante su paso por esta vida ser siempre muy apreciado, muy querido. Será porque a lo largo de su existencia, además de su familia, gran parte la compartió con personas de distintos géneros en instituciones intermedias, logrando eso: ser una persona querible que no es poco.
Un gran desafío en su vida fue presidir el Consorcio Caminero de la ruta 80-S (Raquel-Humberto 1°) quien acompañado en la oportunidad por Lalo Scandolo desde la Comuna de Raquel en aquel 1986, lograron la pavimentación del citado tramo. Pasando a ser, a partir de entonces el primer Consorcio Caminero que en el país logró la pavimentación de una ruta secundaria provincial.
La Unión Ganadera de Humberto 1° lo ha visto como cliente y en momentos también al frente del Consejo Directivo como Presidente al que supo guiar, defender y proyectarla a un mejor futuro.
Nuestra localidad tenía una deuda pendiente: un cuerpo activo de Bomberos Voluntarios. Nino Sapino al frente de un grupo entusiasta de colaboradores dieron origen a la Asociación Bomberos Voluntarios de Humberto 1° y su cuerpo activo y durante mucho tiempo se desempeñó como Presidente de dicha entidad.
Y después fue la Cooperativa La Humbertina quien también lo ha contado entre sus fieles colaboradores. Pero dos cosas han sido sus grandes pasiones, los caballos de carrera, como criador y a los que acompañaba siempre que podía en los distintos escenarios y el Club de Bochas Chanta al Chico. Primero como jugador y por más de treinta años se paseó por los distintos cargos en la directiva de la entidad de Barrio San Martín, fue el gran destacado referente y presidió la Comisión Directiva en incontables oportunidades, entregando su último mandato en julio pasado.
Todos los días su cita obligada era llegarse hasta el bar de su “Chanta al Chico” donde luego de recorrer cada mesa y saludar a los parroquianos, desplegaba la clásica partida de cartas. Y esas paredes que él proyectó y dirigió para un mejor funcionamiento, fueron fieles testigos de la cena de despedida no hace más de 20 días. Parece como si todo hubiese estado escrito, todas o casi todas las personas que se vieron relacionadas en su vida, estaban presentes. Era el momento de agasajar al querido “Nino Sapino”. En esa oportunidad el titular actual Mauro Gilabert solamente dijo: “Gracias Nino en nombre de todas estas personas que representan instituciones a las que vos le dedicaste esfuerzo, tiempo y buena madera para salir siempre adelante, personas así no se olvidan nunca.”
Desde estas páginas de LA OPINION, del que era abonado y fiel lector desde hace muchísimo tiempo, le hacemos llegar nuestro sentido pésame a su esposa Federica, sus hijos Oscar, Pilar y nietos, bisnietos, demás familiares y Diego que lo habrá recibido en aquellos lares.
Ya no estará más entre nosotros físicamente, sí nos queda grabado a fuego la grandeza de su personalidad, su amabilidad, su sonrisa contagiante y su buen humor.
Estimado Nino, descansa en paz.

Te puede interesar