Ceschi

Información General 18/12/2016
Leer mas ...
Navidad de encuentro

Pasito a paso, nos vamos aproximando a las fiestas navideñas. Es un tiempo de encuentros variados. Co­mo dice una hermosa página de Fernando Teseyra, "es el tiempo del encuentro de la familia, de los amigos, y de dar cabida al abrazo, al brindis, a los regalos". Sigamos leyendo:
"En Navidad se abren la casa y los brazos para recibir con alegría especialmente a los que estaban lejos o hacía mucho que no se los veía. Navidad hace salir de sí para estar con los amigos y familiares. En Navidad Dios abrió sus bra­zos y recibió al ser humano porque su Hijo se hizo carne. En los días del nacimiento de Jesús el pueblo no tenía la conciencia de recibir la Palabra hecha hombre, porque Ma­ría, al dar a luz a su hijo, 'lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue' (Lc 2,7). Por su lado, el evangelista Juan descri­be el rechazo a Jesús como negarse a la salvación, porque él vino trayendo la luz 'y las tinieblas no lo recibieron' (Jn 1,5). Esta es la anti Navidad, la de los brazos cercados por el egoísmo y el corazón petrificado por el orgullo y la obsti­nación.
"Para celebrar esta nueva Navidad, la propuesta es hacerlo desde la cultura del encuentro, como lo formula el papa Fran­cisco, porque hoy como ayer hay personas que no son bien re­cibidas ni hay lugar para ellas en muchos ambientes, ya que predominan prejuicios sociales, raciales, clasistas, que no ven al otro como a un hermano.
"Navidad es la ocasión para superar el desencuentro fami­liar, laboral, vecinal, y ver la unidad en la diversidad. Este encuentro se logra desde un corazón purificado y libera­do por la misericordia de Dios.
"En su mensaje del 7/8/13 el papa Francisco enseña: 'Vaya­mos al encuentro de aquellos que necesitan que les demos una mano, que los miremos con cariño, que compartamos su dolor o su felicidad...'".
Mirar es admirar lo bueno que hay en los demás y a la vez compadecerse de sus penas.

Te puede interesar