Hace 70 años hubo un ciclón en Rafaela

Información General 18 de diciembre Por
En los barrios quedaron rastros del viento huracanado registrado en la madrugada del 18 de diciembre de 1946, con voladuras de techos, destrucción de paredes y galpones, caída de decenas de árboles; las pérdidas se estimaron en 100.000 pesos. En 1907 se había registrado otro fenómeno similar.
FOTO AHMR CICLON./ Voladura del techo del galpón de Maestranza del Municipio.
FOTO AHMR CICLON./ Voladura del techo del galpón de Maestranza del Municipio.
El día sofocante y calor reinante del 17 de diciembre de 1946, con amenaza que empezó con descargas eléctricas y algunas gotas de agua, tuvo su culminación en la madrugada del día siguiente (miércoles 18 de diciembre), cuando un fuerte viento huracanado arrasó cuanto encontró en su paso en Rafaela y la región. Las pérdidas se estimaron en 100.000 pesos.
El aspecto que presentó la ciudad fue desolador con las calles centrales cubiertas de agua, obstruyendo veredas y pasos públicos. En la plaza 25 de Mayo quedaron rastros de la violencia del ciclón, ya que en todo su perímetro había corpulentos árboles quebrados y algunos arrancados de raíz, y varios bancos fueron transportados a más de 20 metros de distancia.
Con respecto a los problemas en edificios, se registró la voladura del techo del Hotel Plaza ubicado en el bulevar Lehmann, teniendo una suerte aparte quienes se encontraban en el interior, y hubo que lamentar solamente daños materiales.
También hubo otras voladuras en viviendas de las calles 25 de Mayo, Güemes, Ameghino, Brasil, Alvear y Saavedra. En todos los casos no hubo que lamentar pérdidas humanas, a excepción de Antonio Saromé que resultó herido.
En la cancha de Ben Hur el viento derrumbó totalmente el tapial que circundaba su predio del lado norte. También el Club Sportivo Norte sufrió el derrumbe del tapial de la parte sur.
Donde más daños causó este ciclón fue en el corralón de la maestranza municipal, donde un galpón (de 75 m de largo del lado sur y 8 m de alto) fue totalmente derrumbado (ver foto). Los vehículos y las maquinarias que estaban en su interior sufrieron daños considerables.
En la Sociedad Rural varios árboles fueron arrancados de cuajo y otros con sus troncos y ramas resquebrajados. En la avenida Aristóbulo del Valle y en calle Córdoba fue derrumbada casi toda la arboleda. Algunas casas humildes del barrio Central Córdoba fueron destruidas o muchas chapas voladas.
En Villa Rosas, un galpón de un aserradero sufrió la voladura su techo y una pared fue derrumbada, al igual que el techo del galpón de la firma Sabena y Berta, y de una vivienda de calle América.
En la seccional primera se pudo observar que en el galpón de la Defensa Agrícola hubo muchos árboles derribados, y una casa de calle Roque Sáenz Peña fue destruida.
En tanto, el barrio Villa Dominga fue uno de los más perjudicados, donde sufrieron la voladura de techos las viviendas de Alfonso Trojillo, Felipe Llarús, José Perino y Luis Moneghessi.
En el barrio La Granja (actualmente Guillermo Lehmann) hubo postes telegráficos y telefónicos derribados, y los techos de la panadería de Calaón y otro galpón fueron volados.

OTRO EN 1907
Después de una prolongada sequía, en la tarde del 21 de febrero de 1907 se produjo el primer ciclón en nuestra ciudad, con un viento impetuoso que duró 30 segundos. Produjo voladuras de techos, se derrumbaron paredes y fueron arrancados árboles. 
Entre las consecuencias hubo que lamentar la muerte del hijo de Carugatti quien intentó saltar una ventana sin lograr su propósito, pereciendo bajo una pared derrumbada; en tanto, Joaquín Carrinci sufrió la fractura de un brazo.
En el entonces barrio Recreo (hoy San Martín) se celebraba una boda; el viento levantó el coche donde viajaban la novia y tres personas más, siendo arrojados fuera del camino. En tanto, el doctor Puppi resultó herido por una chapa de zinc.

DOS FUERTES
TORMENTAS EN 2016

Conviene recordar que en la madrugada del lunes 8 de febrero último, hubo una tormenta de gran magnitud, técnicamente "cola de tornado", destruyendo unos 15 galpones del Parque de Actividades Económicas de Rafaela (PAER), que produjo pérdidas millonarias para las pymes, como así también varios árboles y postes caídos en la vía pública.
A los pocos días, en la mañana del jueves 18 de febrero cuando ráfagas de viento de más de 120 km/h castigaban nuestra ciudad y la zona, arrancando de raíz unos 300 de árboles, volaron techos y postes, se suspendieron actividades escolares y lo peor de todo fue una víctima fatal: un empleado de una Cooperativa Eléctrica perdió la vida en Santa Clara de Saguier, cuando trabajaba con su dotación para recomponer el servicio eléctrico en esa zona.

Fuentes: LA OPINION, 1946, en la Biblioteca Nacional; Archivo Histórico Municipal de Rafaela (AHMR); El Norte, álbum del cincuentenario de Rafaela, 1882-1932.

Te puede interesar