Condenaron a prisión perpetua al esposo de Micaela Bordino

Policiales 01 de diciembre Por
Es la primera condena por Femicidio y a prisión perpetua en la historia contemporánea de Rafaela y la segunda en la provincia de Santa Fe bajo el nuevo sistema procesal penal. Jonatan Díaz, de 30 años, deberá consumar 35 años de prisión de cumplimiento efectivo antes de poder pedir algún beneficio por buena conducta. La Defensa adelantó que apelará, si es necesario, “hasta llegar a la Corte Suprema”, dijeron.
FOTO LA OPINION LECTURA DE LA SENTENCIA. Fue formalizada por los jueces Mognaschi, Carlos y García Troiano.
FOTO LA OPINION LECTURA DE LA SENTENCIA. Fue formalizada por los jueces Mognaschi, Carlos y García Troiano.
Con un marco de gran expectativa en la sala de audiencias Nº 3 de la Oficina de Gestión Judicial de los Tribunales de Rafaela, sumado a escenas de mucho nerviosismo por parte de la familia del imputado después de la lectura del fallo; Jonatan Ariel Díaz, de 30 años, fue condenado a prisión perpetua por el homicidio con violencia de género (femicidio) de quien fuera su esposa, Micaela Soledad Bordino, en ese momento de 24 años.
Así lo dispuso en la víspera el tribunal pluripersonal integrado por los jueces Alejandro Mognaschi, Osvaldo Carlos -presidente- y José Luis García Troiano.
Durante el juicio oral y público, la Fiscalía pidió para Jonatan Díaz la condena a prisión perpetua considerándolo autor penalmente responsable de los delitos de “Homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género agravado por el uso de arma de fuego”, en concurso real con el delito de “tenencia indebida de arma de fuego de uso civil”.
Así, luego de 12 jornadas de intensas audiencias, en el juicio oral y público que dio comienzo el 7 de noviembre pasado, la Fiscalía de Rafaela, en base a la declaración de testigos y pericias de rigor científico -siendo el más relevante el informe elaborado por el Dr. Rodolfo Arancibia, jefe del Cuerpo médico forense de esta Quinta Circunscripción judicial-, logró, como dijera el fiscal Loyola ofrecer pruebas “basadas en conclusiones científicas y no en el laboratorio de la imaginación”, dijo.
De este modo, luego del largo debate y de la declaración testimonial de 49 testigos ofrecidos por la Fiscalía, los argumentos presentados por los fiscales, tuvieron el visto bueno del Jurado, que condenó a Jonatan Díaz a prisión perpetua. Resulta positivo de este caso de homicidio, que llegó hasta lo más profundo el brazo de la ley y se hizo justicia, mientras que otros casos de homicidio ocurridos en la historia de Rafaela aún están impunes.
Dado a conocer el resultado de la sentencia, en una sala colmada de familiares, periodistas, y de los colectivos feministas Enredadera y #Ni una menos, en los pasillos de Tribunales se vivieron momentos de gran nerviosismo por parte de la madre de Díaz, que debió ser contenida por personal policial femenino en el medio de un shock nervioso.
De todos modos, la defensa de Díaz, ya finalizado el juicio informó que apelará esta sentencia: "Esto no es el final, es sólo el principio. Si es necesario llegaremos hasta la Corte [Suprema]", dijo el abogado defensor Raúl Domenella a este cronista de LA OPINION.
Por su parte, los jueces que integraron el tribunal pluripersonal indicaron que los fundamentos del fallo serán informados la próxima semana. Y además, los fiscales actuantes -ya finalizado el juicio- dieron una conferencia de prensa en sede de la Fiscalía Regional donde contestaron todas las preguntas de la prensa local.

LA PENA
Importa conocer algunas de las particularidades de la pena recibida por Jonatan Ariel Díaz.
En primer lugar es la primera condena por Femicidio y a prisión perpetua en la historia de la Quinta Circunscripción Judicial con sede en Rafaela, no sólo en el nuevo sistema sino que también en el anterior no se recuerdan antecedentes, aseguró una fuente de la Fiscalía Regional. No sólo eso, sino que es el segundo caso de estas características en la provincia de Santa Fe desde que rige el nuevo sistema procesal penal instaurado el 10 de febrero de 2014.
En cuanto a la pena de prisión perpetua, esta contempla 35 años de prisión de cumplimiento efectivo.
Luego de cumplido ese lapso de tiempo, que es la base, la Defensa puede plantear distintas circunstancias como son salidas transitorias, salidas por estudio o beneficios similares sostenidos por la buena conducta del condenado. En ese caso quien resuelve es el Juez de Ejecución, que controla el cumplimiento de las condenas junto al servicio penitenciario.
Se dio a conocer también en la víspera, que la declaración testimonial de la testigo Natalia Funes, será remitida a la Fiscalía según lo solicitado por el MPA, donde se evaluará su declaración por el delito de “falso testimonio” que contempla penas de hasta 6 años de prisión. 

PRUEBAS CIENTIFICAS
Los fiscales Guillermo Loyola y Angela Capitanio, manifestaron su conformidad con la condena resuelta y valoraron que “los magistrados entendieron que se dieron todas las calificantes, fundamentalmente, la violencia de género”. 
Por otra parte, los funcionarios del MPA hicieron hincapié en que “si bien los testigos y vecinos hicieron aportes, fueron trascendentales las pruebas científicas, fundamentalmente las realizadas por el médico forense y por el perito balístico. En la escena del hecho había sólo dos personas, la víctima y el victimario, y lo que pudimos corroborar es que la muerte de la mujer no fue producto ni de un autodisparo ni de un disparo accidental”, sostuvieron.
Loyola y Capitanio precisaron además que, “descartados el autodisparo y el accidente –que fueron las hipótesis de la Defensa del condenado–, surgió entonces que el disparo fue hecho por otra persona. Y con la víctima había una sola persona, que era Díaz”. 
Los fiscales concluyeron que “el lugar de la cabeza en el que ingresó la bala, la dirección del proyectil y la distancia desde la que se realizó el disparo (a 17 centímetros) permitieron confirmar que es imposible que haya sido la misma víctima la que disparó el arma”. Por otra parte, indicaron que “el arma utilizada es muy antigua, y el gatillo tiene una dureza excesiva que requiere cierta fuerza para accionarlo que no es posible que la víctima haya ejercido”.

Te puede interesar