Carta de lectores

Carta de Lectores 20/11/2016 Por
Leer mas ...
Adiós al "amigo"

Doblaba la esquina del viejo banco Hipotecario y seguro enfilaba hacia el Grau. Unos pasos más atrás, inexorablemente, lo seguía su fiel escudero Larrué. Era cantado que al llegar al bar se ubicaba en la mesa de la derecha con vista majestuosa a la plaza, en primera fila para ver desfilar a todos los transeúntes que seguro por lo menos a la mitad conocía. Siempre dijo que el mejor café de Rafaela lo tiraba el Sergio, "el negro Mansilla". Y nunca supe que otro mozo del Grau se lo haya servido. 
Su andar, un tanto cansino y displicente, lo llevaría en unas horas a la Gloria, y así entre café y cigarrillos le tomaba el pulso a la ciudad. Todo quedaba registrado en su memoria. 
Los domingos, como quien va a misa, "Día Uno" era cita obligada con la política local y regional. Quién no pasaba por él no existía políticamente. 
Programa casi litúrgico cerraba apenas a tiempo para que Gerbaudo, el boletinero, comenzara con el clásico informativo del mediodía dominguero. A veces retrasado por las intervenciones sobre la hora del Dr. Luis A. Parra, quien con largos parlamentos exhortaba a no pagar la deuda externa. 
¡Qué tiempos aquellos!
Carlitos era un tipo que escuchaba y contemporizaba con el interlocutor, eludía así humildemente las polémicas estériles. Aunque las frías crónicas de los obituarios registren su partida de este tiempo, creo que está doblando la esquina del viejo Hipotecario rumbo al Grau a tomar el café que religiosamente le servirá Sergio "el Negro" Mansilla. 
Mientras lo recordemos nunca será "el último café". 
¡Chau Carlitos! Hasta siempre...

José Luis Inwinkelried
Rafaela

Te puede interesar