Vuelta de Obligado

Editorial 20/11/2016
Se conmemora hoy el Día de la Soberanía Nacional, en recuerdo de la batalla de 1845. El feriado fue trasladado al lunes 28.
Este 20 de noviembre es el Día de la Soberanía Nacional, en conmemoración a la batalla de la Vuelta de Obligado, feriado nacional que fue trasladado al lunes 28 del corriente para conformar otro de los numerosos fines de semanas ampliados que favorecen al turismo. Justo un tema que motivó polémicas muy recientemente cuando al sugerirse el calendario escolar desde el ámbito nacional y con el objetivo de tener un mínimo de 180 días de clases tal como lo establece la ley en vigencia, se interrumpieron casi todos los fines de semana largos, quedando tan sólo el del Día de la Bandera.
Volviendo al tema que nos convoca en la nota, se recuerda esta fecha por la citada batalla que tuvo lugar en 1845, ocasión en que los heroicos soldados argentinos, en inferioridad de condiciones, resistieron la invasión del ejército anglo-francés, el más poderoso del mundo. La fecha fue instaurada por pedido del historiador José María Rosa y se oficializó por medio de la ley 20.770, en el año 1974.
En el mencionado 1845 Francia e Inglaterra con el objetivo de colonizar territorios de nuestro país iniciaron una ofensiva con una flota de 95 navíos de carga, repletos de productos para ser colocados en la provincia de Corrientes y en el Paraguay. El pueblo argentino no deseaba volver a ser una colonia, por lo que el gobierno de Juan Manuel de Rosas, respaldado desde el exilio por el general José de San Martín, preparó una resistencia.
Los invasores -según consignan los historiadores- querían entrar por el río Paraná, pero las tropas nacionales, al mando de Lucio Mansilla, se anticiparon en un estrecho recodo de ese río: la Vuelta de Obligado. El número de fuerzas enemigas superaba ampliamente en cantidad y modernidad de su armamento a las argentinas, que sin embargo no se amedrentaron y batallaron durante siete horas. De este modo, lograron que las tropas adversarias no pudieran ocupar las costas, objetivo necesario para poder adentrarse en el territorio argentino. Esta heroica resistencia, así como también el espíritu de lucha nacional se conoció en toda Europa y quedó inscripto en nuestra historia como un símbolo de independencia, libertad y unidad nacional.
El enfrentamiento de la Vuelta de Obligado fue el primero de otros tres enfrentamientos; el del paraje Tonelero, el combate de San Lorenzo, donde el general José de San Martín derrotó a los españoles con los Granaderos, y por último, Quebracho, sitio donde los patriotas cañonearon a los invasores. El mejor homenaje que podemos realizar es retomar el legado de los hombres y mujeres que lucharon para construir nuestra Nación, entendiendo que esta batalla también tiene como escenario los aspectos económicos, políticos y culturales.
Hoy se cumple el 171° aniversario de una batalla que fue un mojón en la historia argentina y que tuvo muchas situaciones llamativas y poco conocidas, como las cadenas que hizo colocar Lucio Norberto Mansilla -el verdadero héroe de Obligado- a lo largo del río para evitar el avance de la flota enemiga, obligando a que descendieran de los barcos y cortar las cadenas en el centro del río, al no poder hacerlo en las costas entrerrianas que fueron bien defendidas.
En este tiempo, cuando pasaron 171 años, la gente sigue recuperando municiones y restos de casquillos de balas disparadas durante la contienda, diseminados por el lugar y ocultados por la tierra y las malezas, dando de tal modo una idea sobre la magnitud que alcanzó el enfrentamiento bélico. Pueden mencionarse por ejemplo proyectiles de diferentes calibres, en varios estados de conservación y de distintos tipos de armas, balas de morteros de gran peso, balas de cañones de mediano calibre, proyectiles de fusiles (ingleses y franceses), balas sólidas y otras explosivas, proyectiles de "culebrinas de borda", hojas de cuchillos, entre otros.
Recordamos de tal manera, con una recopilación obtenida de diversas fuentes de investigaciones históricas, este batalla de la Vuelta de Obligado, librada en 1845, cuando las fuerzas argentinas rechazaron a las tropas anglo-sajonas que venían decididas a ocupar nuestros territorios.

Te puede interesar

Te puede interesar