Juicio o sobreseimiento, Fiscalía decide si acusa

Policiales 26 de octubre Por
EL CRIMEN DE ALEXIS DOME, DE 17 AÑOS
FOTO ARCHIVO JUEZA DE MENORES. Ma. Alejandra Feraudo pidió a Fiscalía que se expida sobre el futuro del caso.
FOTO ARCHIVO JUEZA DE MENORES. Ma. Alejandra Feraudo pidió a Fiscalía que se expida sobre el futuro del caso.
Alexis Domé, de 17 años, fue asesinado en la calle Progreso del barrio Barranquitas de esta ciudad, la madrugada del sábado 3 de septiembre.
A casi una semana de cumplirse dos meses del hecho, y por una medida alternativa a la prisión, el único detenido por el caso, Gonzalo Ezequiel D., en aquel momento de 17 años y ahora ya de 18, quedó en libertad, ya que la jueza que entiende en la causa María Alejandra Feraudo, consideró que estaban dadas las condiciones para dictar una medida sustitutiva de prisión, tal como lo establece el Código Procesal Penal en su artículo 221.
El mismo dice que: “Alternativas a la prisión preventiva. Siempre que el peligro de fuga o de entorpecimiento probatorio, pudiera razonablemente evitarse con otra medida menos gravosa para el imputado, el Tribunal impondrá esta en lugar de la prisión”.

EL CASO
Al ocurrir el crimen del joven Alexis Domé, las primeras actuaciones del legajo judicial se labraron en la Comisaría 13ª, por razones de jurisdicción, donde se informó a la Fiscalía del MPA recayendo la causa en el fiscal Carlos Vottero.
Al confirmarse que el autor de los disparos era un jovencito menor de edad, la Unidad Fiscal Rafaela, remitió la causa a la Justicia de Menores de nuestra jurisdicción, es decir a la jueza María Alejandra Feraudo, con el agresor ya identificado.
En la mañana del 7 de septiembre, Gonzalo Ezequiel D. (GED) junto a su abogado defensor, Juan Degiovanni, se entregó espontáneamente en sede del Juzgado de Menores de esta ciudad, permaneciendo detenido desde aquel momento.
El 17 de octubre, GED cumplió los 18 años y la jueza dictó la medida sustitutiva de prisión mencionada, resolviendo que el joven vaya a la casa de familiares mientras dure el proceso. La casa de estos familiares se encuentra fuera de Rafaela y dentro de los límites de la provincia de Santa Fe.
A pesar de encontrarse en la casa de familiares, en libertad, GED tiene que observar reglas de conducta, entre ellas el no poder venir a la ciudad de Rafaela y tener un control permanente de asistentes sociales.
Recordemos que GED también cuenta con antecedentes, de una “tentativa de homicidio” que tuvo lugar a principios de febrero de este año y de haberse fugado de la Casa del Adolescente de Rafaela.

FUTURO DE
LA CAUSA

La causa por el crimen de Alexis Domé quedó ahora en manos de la Fiscalía del Ministerio Público en Tribunales, a cargo de la Dra. María Alejandra Politti y de la Dra. Fabiana Bertero; ya que la jueza Feraudo correrá traslado en los próximos días, para ver si la fiscal acusa o no lo hace.
Es decir, si la fiscal decide pedir el requerimiento de elevación a juicio; o en su defecto, si entiende que los elementos no son suficientes, pedir el sobreseimiento de GED.
De esta definición depende todo el futuro del caso.
La Jueza debe definir en base a la requisitoria de la Fiscal. Es decir que si desde Fiscalía no hay acusación, no hay proceso.
El pedido de justicia de los familiares de Alexis Domé y la suerte de GED están ahora en manos de la Fiscalía que cuenta aproximadamente con 10 días hábiles para resolver qué pide, por lo cual se estima que en la primera quincena de noviembre puede haber novedades en este caso.

UNA TESTIGO
IMPRECISA

Una consideración aparte merece una testigo del hecho aportada por el defensor de GED, Dr. Juan Degiovanni.
Según supo LA OPINION, esta testigo aportada por la Defensa, declaró en el Juzgado de Menores que no ubicaba a GED en la escena del crimen y sugirió que fue un hombre mayor de edad quien habría disparado el arma contra Domé.
Poco tiempo después habría declarado con el fiscal inicial del caso, Dr. Carlos Vottero, donde se desdijo de la declaración hecha en el Juzgado de Menores, aunque esto no cambió en nada la situación procesal del imputado.
Con este testimonio, esta testigo deja en libertad a GED, lo que era pedido por el abogado defensor, quien argumentó que no había pruebas suficientes para ubicarlo en la escena del crimen.
De todos modos queda el interrogante en torno a esta testigo y sus dos aparentes testimonios contradictorios, tan cruciales en este momento del caso.

Te puede interesar