Que cambie el modelo económico venezolano

Internacionales 19/10/2016
SUPERIOR DE LOS JESUITAS
Ampliar
FOTO FACTORMM.COM "PAPA NEGRO"./ El venezolano Arturo Sosa.
ROMA, 19 (AFP-NA). - El primer latinoamericano elegido superior de los jesuitas, el venezolano Arturo Sosa, llamó este martes al diálogo en Venezuela para "crear puentes" de manera que cambie la economía "rentista" del petróleo que ni el gobierno ni la oposición planean abandonar.
"En la coyuntura actual los puentes para el diálogo hay que construirlos. Apenas se han puesto algunas bases para esa construcción", aseguró Sosa en la primera conferencia de prensa que celebra en Roma desde que fue elegido el viernes el "papa negro", es decir líder de la congregación religiosa más poderosa y numerosa de la Iglesia Católica.
"No se entiende lo que pasa en Venezuela si no se tiene en cuenta que es un país que vive de la renta petrolera y que esa renta la administra con exclusividad el Estado", explicó Sosa, renombrado politólogo y profesor universitario.
"Es mi letanía", confesó el religioso, exrector de la Universidad Católica del Táchira y director del centro de análisis y estudios Gumilla.
Para Sosa, la particular economía de Venezuela, su dependencia de la "renta del petróleo", que "en este momento no alcanza" para todos, dijo, "pone muy cuesta arriba la formación de una sociedad democrática".
El "modelo rentista" que "ha encabezado el comandante (Hugo) Chávez y que ha seguido Nicolás Maduro", explicó Sosa, "no se sostiene a sí mismo" debido a que el Estado ha alcanzado proporciones "gigantes", explicó.
"Lamentablemente, hay que decir lo mismo de la oposición venezolana, tampoco tiene un proyecto que no sea rentista, que es la única manera para salir a largo plazo de la situación en la que está el país", reconoció.

PERSONA DE AVANZADA 
El religioso, de 67 años, un intelectual con una carrera académica intachable y experiencia apostólica en los barrios y pueblos pobres de su país, donde residía hasta hace dos años, conoce a fondo la realidad de Venezuela, que atraviesa una grave crisis, con escasez de alimentos y medicinas, una inflación y contracción económica que el FMI prevé de 475% y 10% -respectivamente- para 2016.
"Si bien es una persona de mucha avanzada, es contrario al chavismo, contrario a Maduro. Ha sido muy crítico, justamente porque considera que ese no es el camino para resolver las cosas", comentó a la AFP el jesuita colombiano Francisco de Roux.
"Considera que lo que se hace en Venezuela lejos de hacer avanzar la democracia, la golpea y la dificulta", explicó De Roux, quien conoce muy bien a Sosa por haber trabajado juntos en la frontera colombo-venezolana en defensa de los desplazados y los derechos humanos en ambos países.
"También ha sido muy crítico de la forma como la clase dirigente venezolana ha usado el petróleo para sus propios intereses", agregó el religioso colombiano, respetable defensor de la paz en su país.

LISTO PARA EL DESAFIO 
El nuevo general de los jesuitas, el 30º sucesor de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús en 1540, cuyo nombramiento fue una sorpresa, deberá reunirse próximamente con el papa Francisco, jesuita al igual que él.
Por primera vez en la milenaria historia de la Iglesia Católica, el pontífice y el general de los jesuitas son latinoamericanos, lo que muchos observadores consideran un espaldarazo de la influyente congregación al pontificado de Francisco.
"Nuestra misión es promover el diálogo", subrayó el líder de los jesuitas, quien espera promover la reconciliación en todos los lugares con conflictos, desde Venezuela hasta Siria e Irak, así como en los países olvidados.
El "papa negro", título que históricamente se ha dado al líder de los jesuitas por el color de su sotana, contó que se siente "sereno" para encarar un "reto enorme" como dirigir a la legendaria Compañía de Jesús.
Si bien todavía "no tiene claro" el programa con el que gobernará a la orden, Sosa reiteró que respetará los principios "indiscutibles" de los jesuitas, entre ellos la formación, el diálogo, la "defensa de los refugiados en todos los continentes" y de los "flujos migratorios", recalcó.
Sosa, quien reemplaza al español Adolfo Nicolás, quien parte hacia Filipinas, conoce al papa Francisco desde los años 1980 y en los tres años que lleva de pontificado se han reunido en unas cuatro a cinco ocasiones, comentó.

Te puede interesar