“Debes ser el cambio que quieras ver en el mundo”

Carta de Lectores 18/10/2016
Leer mas ...
Sr. Director: 

Sucede, sí. Es posible. Y ellos lo demostraron. Yo no estuve en la ciudad pero pude seguir desde Montevideo la presentación de Estocolmo 2, minuto a minuto, gracias a la tecnología. Y pude conectar con la felicidad desbordante que se veía en las sonrisas, en los ojos llenos de emoción, en el nudo en la panza que te genera cuando los ves ahí, disfrutando a pleno de un logro que no es poca cosa.
Porque hacer una película no es algo que cualquiera hace así como así. Y hacer dos, supera los pronósticos más positivos. Pero ellos lo hicieron.
Lo concretaron con paciencia, con decisión y principalmente, con compromiso. Porque las cosas no suceden así porque así. Menos si uno intenta que algo suceda cuando se trabaja en espacios que en general están excluidos, o más olvidados, o menos reconocidos. Como sea, la discapacidad sigue siendo una lucha de todos los días: un trabajo de hormiga para ganar derechos, para sostener espacios, para crecer, para demostrarle al mundo que sí se puede y que lo que hace sentido, siempre, es mirar el vaso medio lleno.
Y como te decía, ellos ayer lo demostraron.
Porque una película es mucho más que 90 minutos proyectados en una pantalla.
Es la valentía y la convicción de Ale Barbero. Es el apoyo incondicional de Rossana Pellegrini. Es todo un equipo de profesionales que sumaron su tiempo. Es cada uno de los concurrentes que sin pedir nada a cambio, nos ofrece la posibilidad de pensar y repensarnos en cuanto a las capacidades.
Porque como decía Ghandi: “Debes ser el cambio que quieras ver en el mundo”. Y la frase es perfecta, salvo por lo difícil que es, en lo real, ponerla en práctica.
Salirse de la queja, del “no se puede”, del “todo está perdido”. Dejar de buscar excusas que justifiquen el seguir esperando que el “milagro” ocurra por ahí afuera. Pero de nuevo, insisto, ayer ellos nos demostraron que es posible. Que es posible soñar y trabajar duro para que los sueños se hagan realidad. Que vale la pena, o más que la pena, vale la felicidad de estar ahí, en el cine, compartiendo con todos un proyecto que nunca antes se vio en nuestra ciudad.
Gracias a La Huella por seguir apostando, siempre, a que los sueños pueden ser posibles desde la inclusión. El mundo puede cambiar (para mejor), con personas como ustedes.

Melisa Eijo
DNI 28.375.216

Te puede interesar