Sin rastros de extraños donde murió el cura Viroche

Policiales 17/10/2016
Leer mas ...
Ampliar
FOTO ARCHIVO P. JUAN VIROCHE.
Las tareas realizadas por los peritos de Gendarmería en el lugar donde fue encontrado sin vida el cuerpo del sacerdote Juan Viroche no permitieron encontrar elementos que hagan presuponer que hubo otras personas allí.
De esta manera, se corroboran los resultados de las primeras pericias y se fortalece la hipótesis del suicidio que desde un primer momento sostuvo el fiscal Diego López Ávila, según revelaron fuentes judiciales.
Si bien no se informó oficialmente, los resultados de los trabajos realizados el viernes por los especialistas nacionales en las localidades de La Florida y Delfín Gallo, donde Viroche desarrollaba sus actividades religiosas, trascendió que la inspección ocular no arrojó resultados novedosos que permitan cambiar el sentido de la investigación, dieron a conocer en la víspera Télam y Clarín.
Los informes planimétricos y pericias de peso coincidieron con el informe que realizó la Policía Científica tucumana, donde se indicaba que el sacerdote se había quitado la vida.

EQUIPOS
Los peritos de Gendarmería, que llegaron a la provincia con modernos equipos, incluyendo un georradar, analizaron el lugar donde fue hallado el cuerpo del sacerdote y otras zonas del lugar y no encontraron huellas ni otros rastros que les permitieran sospechar que hubo otra persona en el lugar.
También trascendió que en el basurero de la casa parroquial, donde residía el sacerdote, se encontró el envoltorio de una cuerda para autos que sería la que supuestamente utilizó Viroche para quitarse la vida, y se esperan los resultados para determinar si contienen las huellas del sacerdote o de otra personas.

Te puede interesar