El campo, otra vez auxilia a la economía argentina

SUPLEMENTO RURAL 13/10/2016
Leer mas ...
Ampliar
FOTO ARCHIVO RURAL. Como ha sucedido históricamente, el campo inyecta dólares a la alicaída realidad de nuestro país.
Una vez más, el campo salió en auxilio de la economía argentina y deberá someterse a los sobresaltos de la próxima campaña agrícola debido a la decisión del presidente Mauricio Macri de postergar la reducción de las retenciones a la soja para 2018. La resolución saldrá en el Boletín Oficial y quedará asentado que, como afirmó en un comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), "otra vez el campo" está "con el freno puesto". "Nuestro país siempre ha sido capaz de volver a generar riqueza luego de cada crisis, y el sector agropecuario es quien ha iniciado ese proceso y lo ha sacado adelante. De igual manera, nuestro país ha demostrado una gran incapacidad para generar prosperidad, principalmente a través de las distintas administraciones gubernamentales", sostuvo CARBAP. El hecho de que las retenciones a las exportaciones sean un impuesto "distorsivo" lo reconoció el propio Macri en la quinta de Olivos cuando anunció la decisión de mantener el tributo en 30 puntos porcentuales para la soja al menos hasta diciembre de 2017. También lo consideró así el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, pero el hecho es el mismo: la soja, el principal cultivo del país y del cual la Argentina es el tercer productor mundial, seguirá tributando al país. De acuerdo con la decisión presidencial, después de un debate intenso en el Gabinete, se llegó a la conclusión de que se bajará gradualmente entre el 1 de enero de 2018 y 31 de diciembre de 2019 de a 0,5% mensual. "Ha quedado demostrado que los impuestos distorsivos como las retenciones cortan el flujo benéfico del dinero en el sistema, flujo que genera desarrollo, inversión, trabajo e impuestos, para reemplazarlo sólo por gasto discrecional e ineficiente", dijo CARBAP, que agrupa a 114 asociaciones rurales de dos provincias agropecuarias. Por otra parte, se escucharon otras voces como la del presidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Dardo Chiesa, quien afirmó a NA que no entendía por qué no se pedía sacrificios a otros sectores y sólo al agro. Por ejemplo, ejemplificó, el juego, la "minería contaminante", no pagan tributos, en cambio el "campo sí lo hace", se quejó en Olivos. Sin embargo, hubo una aceptación formal por parte de las entidades que integran la Mesa de Enlace de ayudar ante una realidad escalofriante, como señalaron las estadísticas del nuevo INDEC de que hay un argentino pobre por cada tres ciudadanos. Pero la mirada contundente empresarial vino desde Gustavo Grobocopatel, CEO del grupo agroindustrial Los Grobo, quien fue taxativo: "Las retenciones a la soja generan pobreza". "Si se mantienen para estimular la inversión privada, adhiero, pero me da la impresión de que se hace para atajar problemas de corto plazo", dijo y consideró que con retenciones se genera "menos empleo genuino y más pobreza". "Ya vivimos la experiencia de que más retenciones son más pobreza. Más presión impositiva es menos trabajo y más pobreza. En algún momento habrá que parar la pelota", sostuvo Grobocopatel, otrora llamado el "Rey de la Soja". Para la Bolsa de Comercio de Rosario, el costo fiscal de bajar las retenciones del complejo sojero del 30% al 25% podría ser de $ 16.685 millones, el 0,7% del total de la recaudación esperada del gobierno nacional para el 2016. Así lo calculó un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) efectuado por los especialistas Julio Calzada y Emilce Terré. Explicaron que la decisión del Gobierno en diciembre de 2015 de eliminar retenciones significó cerca de $ 42.000 millones, el 1,9% de la recaudación nacional estimada para el 2016 y el 4% de la esperada de IVA y ganancias. Consideraron que "en el debate político y económico, los detractores o críticos del Gobierno Nacional afirman muchas veces que los problemas de financiamiento del Gobierno Nacional obedecen centralmente a la eliminación dispuesta por las autoridades de las retenciones al campo". A tono con los anuncios, el Gobierno explicó que a partir del 1 de marzo de 2017 se reintegrará el 5 por ciento a los productores del Plan Belgrano que están situados en el NOA y NEA, en unas diez provincias. Por otra parte, se dio a conocer un Programa de Fortalecimiento de las Economías Regionales que alcanza los 7 mil millones de pesos que incluye la creación del Fondo Nacional de Agroindustria (FONDAGRO), un plan sanitario y el mencionado reintegro a productores de soja del NOA y el NEA equivalente al 5% del precio FOB. En la comunicación oficial, se estimó que el plan "es altamente positivo y necesario para devolverle rentabilidad y competitividad a las economías regionales".

Te puede interesar