Una estrella a la que todos llaman Dahlia

SUPLEMENTO RURAL 13/10/2016
La flor nacional de México es ideal para todo tipo de jardines. A través de sus variedades ofrece un sinfín de formas y colores.
Ampliar
FOTO ARCHIVO DAHLIA O DALIA. Imposible no enamorarse de esta flor.
Descubiertas hace casi dos siglos y utilizadas desde entonces como flores de jardín, las dahlias, con su amplísima paleta y un sinnúmero de variedades y formas, han ido escalando posiciones, favorecidas por los cambios climáticos de las últimas décadas y su siempre generosa floración que se extiende hasta fines de otoño.
Una suerte de biografía señala que son plantas perennes originarias de México (es la flor nacional de ese país). Aunque en la naturaleza existen unas 30 variedades silvestres, ellas se cruzan con facilidad en el cultivo y dan lugar a unas veinte mil variedades registradas de dalias de jardín.
Originalmente eran usadas como alimentos para los nativos y se cree que los enormes tallos huecos de la dalia arbórea eran utilizados por los aztecas a manera de cañerías para transportar agua.
Pertenecientes a la familia de las asteraceas, presentan raíces engrosadas donde guardan reservas y a las que se las llama papas o batatas de las dalias.

REQUERIMIENTOS
Y CUIDADOS
Los tallos tuberosos se plantan en el jardín cuando empieza la primavera, florece de 7 a 9 semanas después de esta tarea de plantación la cual la realizamos a 15-20 cm de profundidad, en suelos bien drenados y fertilizados con harina de hueso (cuidado con los perros), materia orgánica de origen vegetal o compost muy descompuesto. Con el brote orientado hacia arriba. Después de la plantación suministrar un buen riego el que se irá incrementando a medida que vayamos visualizando la brotación. En el caso de no ver nada suspender los riegos porque sino de esta manera terminaremos por pudrir nuestro tubérculo...
Al notar los primeros signos de formación de pimpollos suministrar agua cada 4-5 días y se suspenderán al finalizar la floración en otoño. Por todo lo que les conté se trata siempre de evitar el anegamiento de las raíces.
Necesitan pleno sol, por eso no es aconsejable agrupar plantas medianas en la base de las dalias ya que al sombrearlas los tallos se vuelven débiles y se tumban.
Al llegar las primeras heladas habrá que cortar los tallos a unos 5 a 10 cm. del suelo y quemar estos restos como medida higiénica.
Las raíces son sensibles al frío intenso y en lugares de muy bajas temperaturas deben ser guardadas en invierno. En nuestra región es posible dejar las papas en el suelo año tras año.
Una práctica común consiste en entutorar los tallos, que en realidad son carnosos y débiles. Para esto se deben clavar los tutores firmemente al momento de la plantación.
En general son plantas libres de enfermedades, excepto por el oidio, común cuando no hay una adecuada circulación de aire alrededor de ellas, y las virosis, causadas principalmente por el uso de herramientas sin desinfectar.

VARIEDADES
Existen dos grandes grupos:
* variedades enanas: de 20 a 60 cm. de altura, con flores simples o dobles, en las tonalidades más diversas, se prestan para el cultivo en maceta por excelencia pero también para borduras o macizos en la parte delantera.
* variedades altas: alcanzan incluso el metro y medio, con corolas muy grandes de diámetro y forma variable... en este grupo encontramos las decorativas (de flor grande y semigrande), el pompón (flor pequeña, doble y esférica), dalias flor de anémona... etc.
Por qué no probar este año con ellas, y así nos quedarán para los próximos años. Suerte.
Seguramente en próximos encuentros seguiremos hablando de otras bulbosas.

Te puede interesar