Diversidad cultural

Editorial 12/10/2016
Desde 2010 es el Día de la Diversidad Cultural Americana, antes Día de la Raza.
Anteriormente, siempre fue conocido, identificado y de esa manera conmemorado como "Día de la raza", cuando en 1492 Cristóbal Colón descubrió América, mejor dicho y para no entrar en innecesarias polémicas a esta altura, cuando el navegante genovés pisó suelo del Nuevo Mundo, que en realidad, según se afirma en diversos tratados históricos, había sido visto por otros navegantes, aunque sin saber de qué se trataba. De todos modos, más allá de estas reflexiones iniciales, lo importante y para puntualizar en este día es la fecha histórica que se conmemora, lo demás, quedará para el esclarecimiento, que aún no ha sido completado. Como así también el verdadero efecto, sentido e intención que tuvo ese descubrimiento del nuevo continente.
Aquí en la Argentina, la fecha fue utilizada para la promoción, reflexión histórica y el diálogo intercultural sobre los derechos de los pueblos originarios, quienes eran los verdaderos propietarios residentes de aquellas tierras inexploradas por los europeos, y después conquistadas a machete limpio en la mayoría de los casos, con un exterminio total, aunque también hubo excepciones en que se lo hizo con la palabra, con el convencimiento y la prédica, aunque en definitiva siempre con el mismo resultado final de incorporarlos a su cultura y civilización.
En tal sentido, y luego de muchos análisis y desarrollos de diversos planteos, en 2010 el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso un proyecto de ley para modificar el nombre de “Día de la Raza” por “Día de la Diversidad Cultural Americana”. Día en el cual, reiteramos, Colón pisó suelo americano. De allí comienza el contacto entre Europa y América, y culmina con el Encuentro de los dos Mundos, llegándose a la transformación de todas las vidas humanas, europeas y americanas. De esta manera, aquel 12 de octubre de 1492 provocó un encuentro de culturas completamente diferentes, modificó la economía mundial y desató cambios demográficos en toda América.
Actualmente con el nombre de “Día de la Diversidad Cultural Americana”, se busca promover desde distintos organismos una reflexión permanente acerca de la historia y encaminar hacia el diálogo para una diversidad cultural, como también la promoción de los Derechos Humanos de nuestros pueblos originarios, tal como lo marca la Constitución Nacional en su articulado sobre la igualdad de las personas, dándole la garantía del respeto a la identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural.
Una verdadera fecha para recordar, celebrar y trabajar para el bienestar de todas las culturas. Se trata de una fecha que habilita actualmente profundas reflexiones y debates, como también expresa las reivindicaciones de los pueblos originarios del continente americano. Conceptos vertidos en la página argentina.ar al ser analizados diversos aspectos de esta fecha trascendente para América.
Esta nueva denominación se inscribe dentro del espíritu del artículo 75 de la Constitución Nacional, que reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos, la personería jurídica de sus comunidades y la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que ocupan, entre otros derechos. En Argentina la denominación Día de la Raza fue establecida por decreto del entonces presidente Hipólito Yrigoyen en 1916 como una reivindicación de la labor española en América, y buscando la reafirmación de la identidad hispanoamericana frente a Estados Unidos que avanzaba hacia el sur imponiendo su influencia en la región.
Para ese momento, España ya había establecido en 1913 la denominación de Día de la Raza, recordando con nostalgia su pasado imperial del que Latinoamérica se había liberado un siglo atrás, con el objetivo de afianzar lazos entre España y América latina. La mayoría de los países de la región adoptó ese nombre, durante las primeras décadas del siglo XX, identificado a la vez con la idea europeísta de “Descubrimiento de América”. En la actualidad algunos países como México, Chile, Uruguay y Colombia, continúan con la misma denominación, en tanto Bolivia, Perú, Venezuela y Ecuador nombran a esa fecha de otro modo marcando un cambio en la mirada histórica. 
Las diferencias no están cerradas.

Te puede interesar

Te puede interesar