El Gobierno recibe a la CGT para frenar el paro

Nacionales 12/10/2016
Leer mas ...
BUENOS AIRES, 12 (NA). - El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ofrecerá hoy a la CGT un bono para jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones, además de la eximición de Ganancias para el aguinaldo, durante una reunión que mantendrá con los sindicalistas, quienes deberán definir si aceptan el ofrecimiento o convocan a su primer paro nacional contra el Gobierno de Mauricio Macri. 
A su vez, el ministro también los invitaría a una reunión con empresarios que podría realizarse días después de que el presidente Mauricio Macri regrese de su encuentro con el Papa Francisco en Roma, con lo cual la respuesta de la CGT podría demorarse.
La reunión, que se realizará a las 9:00 en la sede de la cartera laboral, tiene lugar en medio de una fuerte interna en la recién reunificada CGT por su postura más dialoguista o confrontativa con la gestión de Macri y que el propio integrante del Consejo Directivo, el secretario general de la UTA, Roberto Fernández, reconoció en público al indicar que hay en la central obrera una división entre "halcones y palomas".
Trascendió que Triaca ofrecerá un bono de fin de año de entre 500 y 1.000 pesos únicamente para beneficiarios de AUH y jubilaciones bajas, mientras que para los trabajadores activos no habría un bono sino una suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, de manera que los que queden eximidos en el medio aguinaldo de diciembre sean los que menos ganan.
También se daría luz verde para que cada sindicato avance por su cuenta en la negociación de un bono con el sector privado, pero el Gobierno no sugeriría montos, ni establecerá que el pago extra vaya a ser obligatorio para las empresas.
Además se baraja la posibilidad de que para el sector público no se otorgue una asignación directa, es decir que pueda ser un pago a cuenta de una futura paritaria, supo NA. En rigor, sería un ofrecimiento por debajo de las expectativas de la mayoría de los integrantes de la central, aunque tampoco estaba del todo claro si eso derivará en una inmediata huelga como reclamaban los sectores más confrontativos.
En las horas previas a la reunión circularon distintas versiones sobre la medida que podría adoptar la CGT, como que la Iglesia habría convencido a varios referentes sindicales de evitar el paro, hasta otras que hablan de que la central ya no tendría margen interno para posponer la medida de fuerza.
Al respecto, Roberto Fernández, quien venía mostrando una postura componedora con la Casa Rosada, sorprendió al considerar que "ya es tarde para desactivar el paro" y consideró que con una huelga "no se gana nada", pero "es una descarga" para los trabajadores.
Inflación. En tanto, jefes gremiales presentarán esta tarde su propio índice de inflación correspondiente a agosto, en medio de la disputa de la CGT y el Gobierno por el bono de fin de año. 

Te puede interesar

Te puede interesar