Economía mundial

Editorial 10/10/2016
Para el grupo de los mayores países, la economía estará en declive de aquí a fin de año.
Aunque los datos no son definitivos, sino que se van corrigiendo durante la marcha y según sean los acontecimientos que puedan tener el suficiente poder de impacto para modificar las previsiones, es interesante seguir de cerca las proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para poder tener una perspectiva mucho más concreta sobre lo que puede suceder con la actividad económica mundial en estos 3 meses que quedan de 2016, para llegar a cerrar un año bastante complicado y poder contar con las proyecciones hacia 2017, ciclo en el cual se han depositado muchas esperanzas de recuperación en algunos casos y de crecimiento en otros.
Por ahora, la OCDE tiende sus cálculos hacia la baja, en especial sobre los grandes países que integran la conjunción de factores como el "brexit" o la ralentización del comercio en el mundo, Pero además, y por sobre pronósticos y estimaciones, la organización mundial reclamó una vez más que se vayan concretando reformas estructurales si es que se pretende avanzar con paso firme hacia el futuro inmediato.
Las modificaciones en retroceso no han sido significativas, pues la estimación anterior de 3 puntos ahora fue bajada una décima con relación al mes de junio pasado y dos menos de lo obtenido en 2015. Las diferencias son mínimas, aunque en un volumen tan grande alcanzan cierta significación, pero por sobre todo, marcan una tendencia en declinación, lo cual supone un inconveniente por superar para poner nuevamente la economía en tendencia alcista. Por ahora, aún creciendo, será a menor ritmo y proporción que lo estimado dos meses pasados.
Entre los países integrantes de la OCDE, una de las novedades de mayor significación atañe a Canadá, que en estos tres meses hasta fin de año crecerá 1,2% -5 décimas menos que la estimación anterior-, en tanto que Estados Unidos también muestra un plano declinante con 1,4% y cuatro décimas menos que el anterior pronóstico. En el caso de este último país, la mayor economía del mundo, se justifica la contracción por la debilidad de la inversión, de manera especial en materia energética, sector en el que la baja del precio del petróleo impactó muy negativamente. Por su parte la zona euro tendrá en este año completo una expansión de 1,5%, apenas una décima menos del diagnóstico de junio último, con oscilaciones en sus tres grandes integrantes: Alemania 1,8% con dos décimas por encima, Francia 1,3% bajando una décima, e Italia 0,8% dos décimas menos. En cambio para el Reino Unido, que había retrocedido por el voto del referéndum del mes de junio sobre el "brexit", ahora fueron ligeramente modificadas las expectativas, sumando una décima y ubicándose en 1,8% de expansión.
En el caso británico se argumenta que hubo un repunte de actividad en el segundo trimestre, y además, la rápida reacción que tuvo el Banco de Inglaterra para contener la volatilidad de los mercados en las primeras semanas, y que la libra fue depreciada en alrededor del 10% favoreciendo la actividad económica. Pero aunque ve bien al Reino Unido en este cierre de año, en cambio para 2017 estará más complicado con un crecimiento bastante menor, de sólo un punto, constituyendo la corrección de cálculo más significativa de todos los miembros.
Por otra parte, sostiene la OCDE que el "brexit" finalmente impactará poco y nada durante el presente ejercicio en la zona euro, aunque se prevé que tendrá efectos mucho más importantes en sentido negativo en 2017. Se completa esta perspectiva diciendo que los futuros acuerdos que consiga Londres con el resto de la Unión Europea serán decisivos para el comportamiento de la economía.
Sobre los grandes países emergentes, la organización que elaboró el informe, se mantienen los índices de crecimiento que se habían realizado en el mes de junio, encabezando China con 6,5% para cerrar este año y 6,2% para el que viene, buenas cifras comparadas con el resto, pero en declinación con los anteriores registros de la potencia asiática, mientras que la otra gran economía en evolución positiva, la India, finalizará este año con 7,4% y crecerá 7,5% en 2017, sosteniendo el vertiginoso ritmo que viene manteniendo los últimos años.

Te puede interesar

Te puede interesar