¿Y el fútbol?

Locales 10/10/2016
Leer mas ...
En una sociedad como la Argentina, donde el fútbol es tan importante e influyente, nos preguntamos cuál fue el papel de este deporte en el medio del rock y de la política. Y encontramos que el fútbol aparece en el libro como tantas otras expresiones de la cultura popular argentina; que es, en definitiva, el punto de llegada de la investigación: tratar de comprender el vínculo del rock y la política no sólo a través de lugares comunes y predefinidos, sino también desde las pulsaciones propias de los hábitos culturales que se imponen y contraponen en la sociedad argentina. "En ese sentido, el fútbol opera muchas veces como una buena referencia para entender al rock no como una expresión aislada sino en el contexto de diversas manifestaciones de la cultura popular, partiendo de la base de que ambos la influyen notablemente y en algunos aspectos surgen de motivaciones similares", dijo el autor.  
Así, por ejemplo, mencionó un recordado episodio de la última dictadura, cuando cientos de hinchas de Nueva Chicago fueron trasladados a pie desde su cancha en Mataderos hasta la comisaría cercana por haber cantado la marcha peronista en la tribuna. En este caso, la mención del fútbol –y de este hecho en particular- contribuye a visibilizar otra dimensión de la necesidad social de expresión en tiempos de opresión. Sería injusto e impreciso adjudicarle este rol únicamente al rock, ya que hubo otras expresiones de la cultura popular que también cobijaron y dinamizaron manifestaciones de esta naturaleza.
Lo mismo sucede a la hora de hablar de la década del ’90, cuando el rock deja de ser una expresividad burguesa y amplía su base social incorporando narrativas propias del proletariado y las clases bajas, los sectores más perjudicados por un modelo neoliberal salvaje y excluyente. "En ese caso se observan rasgos del fútbol incorporados al rock, sobre todo en las nuevas formas que el público adopta para manifestar su simpatía por un artista. Nuevamente fútbol y rock pueden ser vistos en una misma línea de continuidad, de expresión desbordante y eufórica hacia bandas y equipos, rockeros y futbolistas que, en cierto punto ocupan en el ideario popular el lugar que dejó vacío la crisis de representatividad política impulsada por el menemismo", sintetizó.

Te puede interesar