Calentamiento global

Editorial 09/10/2016
Un alarmante informe da cuenta sobre la posibilidad de que suba la temperatura 7 grados.

No son buenas las últimas informaciones que se conocen respecto al recalentamiento global de la tierra por efecto de los gases invernaderos, ya que un informe de la Universidad de Stanford en California (Estados Unidos) da cuenta que se mantenerse las actuales emisiones de gases el aumento de la temperatura podría llegar a los 7 grados centígrados en su máximo nivel. El trabajo fue publicado recientemente en la revista Nature, provocando gran preocupación a nivel mundial. Es que si antes se consideraba grave la suba de temperatura en mucho menor medida, es sencillo imaginar las consecuencias que podría acarrear un aumento de la temperatura del nivel referido.
Para llegar a estas conclusiones, el estudio en cuestión calculó la temperatura media de la superficie global durante los pasados dos millones de años, lo cual le adjudica una posibilidad bastante certera a la proyección que se hace en relación a esos antecedentes.
"La reconstrucción del clima de la tierra tiene gran influencia sobre nuestro conocimiento respecto a la dinámica y sensibilidad del sistema climático", se destaca en el trabajo, ampliándose que hasta el momento nunca se había podido llevar a cabo un estudio de esta naturaleza, lo cual se pudo concretar en esta ocasión luego del análisis de una base de datos compuesta por unas 20.000 reconstrucciones de la temperatura del mar obtenida en 59 núcleos de sedimento oceánico.
Merced a esa metodología se llegó a constatar que las temperaturas fueron reduciéndose gradualmente hasta unos 1,2 millones de años, aunque en ese momento se detuvo, por razones no conocidas.Lo cual sugiere que el enfriamiento global de la tierra no fue el exclusivo factor causante de la transición entre el pleistoceno inferior y el superior, ocurrido de acuerdo a los estudios en tal sentido, entre 1,2 y 700 millones de años atrás, cuando el clima de la tierra pasó de ciclos glaciales de 41.000 años a ciclos de 100.000 años.
En tal sentido, algunos investigadores han expresado que esta clase de advertencias ya fueron referidas en estudios anteriores, conforman una situación sumamente compleja, al punto que si  no se consigue reducir al menos 1,5 grado la temperatura el desenlace de las especies será catastrófico. Un anticipo sin dudas preocupante, que agrega un manto de incertidumbre respecto al futuro de no revertirse la actual situación, que al parecer fue menoscaba por los líderes mundiales, quienes desde hace décadas vienen desoyendo los reclamos para reducir drásticamente la emisión de gases con efecto invernadero.
Existen algunos riesgos que son en el corto plazo, y de ello se da cuenta, como ser las poblaciones que viven en lugares vulnerables a los cambios climáticos, como por ejemplo los que se establecen al borde de los cursos de agua, quienes están más expuestos a ser víctimas de catástrofes.
Todas las proyecciones dan cuenta que la temperatura podría subir entre 3 y hasta 7 grados, aunque no se determinaron fechas precisas en tal sentido. En cambio sí se advierte sobre las claras señales que viene dando la naturaleza, ya que mientras el hielo de los dos polos está derritiéndose, los niveles del mar siguen aumentando, existiendo un dato muy preciso: en el último siglo el mar subió su nivel más que en los últimos 3.000 años. Además, lo arrecifes de coral están achicándose y la población de los océanos se redujo la mitad sólo en los últimos 40 años.
Todos los datos conocidos se constituyen en una señal de alarma color rojo, para que de una vez por todas se adopten las medidas que corresponden, que siempre fueron declamadas y nunca cumplidas. Es que de enero a junio pasado, es decir en el primer semestre de este año el planeta tierra registró la temperatura más elevada desde que en 1880 comenzaron a llevarse registros en ese sentido. Es que durante ese lapso reciente hubo 1,3 grado más que en las últimas décadas del siglo pasado, lo que da cuenta de la aceleración que está teniendo este proceso de recalentamiento global.
En realidad, y más allá de toda clase de especulaciones, la situación es dramática, como para que las grandes potencias vayan tomando nota, pues tanto Estados Unidos como China, por referir a las mayores economías, son los principales emisores de gases.

Te puede interesar

Te puede interesar