Más empleados públicos de los que se informa

Suplemento Economía 09/10/2016
Leer mas ...
El Ministerio de Trabajo publicó que hay 3,5 millones de empleos estatales, pero según un estudio del economista e investigador Marcos Hilding Ohlsson, de la Fundación Libertad y Progreso, los empleos estatales son entre 4,1 y 4,4 millones.
"Lo que sucede es que en la Argentina hay mucho empleo informal, no sólo en el sector privado, sino que en el empleo público también. Una forma de demostrarlo es a través del último Censo. Según el Censo realizado por el INDEC, en 2010 vivían 40.117.096 personas en Argentina. En 2010 3,6 millones de personas decían trabajar para el Estado en el Censo, mucho más de lo que dicen los presupuestos o las estimaciones privadas. Según CIPPEC, en el 2010 trabajaban en el estado 3,3 millones y según Fiel eran 2,9 millones", explicó Hilding Ohlsson.
"Un dato curioso del Censo 2010 es que dice que hay 3.793.754 millones de asalariados que no aportan ni les descuentan aportes, pero cuando se analiza el sector privado (cuadro P 59 del Censo) unas 3.396.560 personas dicen que no aportan ni les hacen descuentos. Por lo tanto hay una diferencia de 400.000 personas. ¿Esa diferencia es parte del empleo estatal informal? Puede ser", acotó.
Según los cálculos de Hilding Ohlsson para Libertad y Progreso, Argentina tenía 4.4 millones de empleados estatales a fines del 2015, estimados en 891.000 del Estado Nacional (sumando Universidades y organismos descentralizados), 2,471.000 de los gobiernos provinciales, 728.000 de los gobiernos municipales y otros 338.000 estimados de empleo público informal en distintas áreas.
Como en todos los datos estadísticos en Argentina, hacen falta datos claros y precisos, además de que hay que cruzar distintas bases de datos. Si uno se deja guiar sólo por los datos publicados en presupuestos se puede quedar corto por no considerar todo el empleo público informal. Y el Estado es el principal empleador informal del país. En todos los municipios hay personas que tienen contratos temporarios por años, gente que factura como si fuese un servicio, beneficiarios de planes sociales cumpliendo tareas de empleado público. De esta manera, es más engorroso estimar los datos totales. Además, en los últimos años hubo una nueva modalidad de contratación a través de Universidades, que se disfrazan de trabajos técnicos, pero es empleo público encubierto. (Fundación Libertad y Progreso)

Te puede interesar