En busca de… Alberto Buchanan, presidente de la Asociación Civil Americana de Recreacionistas

La Palabra 08/10/2016
Volver a vivir Inquietos por conocer el pasado de nuestro país, pero también en muchas situaciones personales identificados con el origen de sus familias, dieron vida a agrupaciones que tienen como propuesta revivir las batallas que se dieron en el territorio argentino. Reunidas en una sola entidad, se convocan cuando los acontecimientos y las celebraciones tienen lugar en alguna jornada cívica y recrean las escenas que leímos tantas veces en los textos escolares. Nos recibió el presidente de la institución para contarnos esa parte de la historia de esta original actividad.
Ver galería
1 / 4 - archivo ACARHI - Alberto Buchanan: Con su traje histórico y la pistola réplica del modelo “Queen Anne” de 1750, que se cargaba tiro por tiro

LP - ¿Desde cuándo su interés por la historia argentina?

A.B. - Buena pregunta. Hace poco me hacía esta pregunta: ¿Por qué había surgido este interés por la historia? Creo que ha tenido mucho que ver los lugares donde me tocó vivir. Siempre viví en calles con nombres de próceres o de personajes muy conocidos de la historia argentina. Y después de la isla que viví en la calle Condarco recuerdo que me puse a averiguar quién era. Después en la calle Migueletes, después en calle Virrey Loreto, siempre con personajes importantes. La historia siempre me gustó y me pareció interesante, la argentina sobre todo. Siempre he atado de entender por qué este país es así.

LP - ¿Y le dedicó tiempo al estudio de estos temas?

A.B. - No. Soy maestro mayor de obras. Siempre por inquietud fue. Leyendo libros y cada vez que me interesa algo, voy y lo busco y le dedico un poco de tiempo. También escribí un libro sobre mi familia que me ató para poder lograr entender cómo había llegado los Buchanan al país y sus ancestros. Me llevó a leer mucha historia para saber dónde tenía que investigar. Mi familia es producto de las Invasiones inglesas. Fui tres veces a Escocia a investigar. Eso ya como entretenimiento y curiosidad.

LP - Hay muchos detalles de color en esos programas.

A.B. - Cuando hacemos presentaciones, se nos ocurrió para dar un poco de descanso y verificar las armas, cuando hacemos Invasiones inglesas entre la toma de Buenos Aires y la Reconquista, lo que hacemos es bailes de country dance escocés, como queriendo decir estos son los cuarenta y cinco días en los que flameó la bandera inglesa, y los escoceses seguramente habrán bailado algunos de esos bailes. Le mostramos un poco de cultura escocesa a la gente y les encanta porque son muy movidos y divertidos.

LP - ¿Trabajan con un guión histórico?

A.B. - Exacto. Y tenemos determinados personajes, aunque son más líberos, que se personifican como Liniers, Beresford, Quintana o Alzaga, los tenemos diferenciados y hay una parte actoral. Las tenemos tomadas  de algunas recreaciones que hicimos con el ejército en Campo de Mayo y de acuerdo al lugar la vamos ajustando. No hacemos toda la batalla, elegimos escenas simbólicas y hacemos un episodio determinado.

LP - ¿Cómo se  manejan con los recursos de la entidad?

A.B. - No tenemos subsidios para nada y donaciones tampoco. El acompañamiento de empresas no lo hemos conseguido todavía. Cuando la movida es muy grande le pedimos que nos paguen los traslados. Tenemos caballos y hemos llegado a usar casi cien. Y los insumos que se utilizan como pedernales, pólvora, y algunas roturas en elementos o averías en la ropa.

LP - ¿Qué le gustaría que sucediera en el futuro con la Asociación?

A.B. - Lo que más me interesa es poder hacer recreaciones parecidas a la de Timbúes. Queremos que el pueblo se comprometa porque es la única forma de hacerle entender a los chicos la historia. Si ellos durante dos o tres meses están investigando y las maestras le dicen como fueron los hechos y después lo viven dentro de la recreación, creemos que es la única forma de que se interesen luego por la historia. Creemos que esta llegada de mostrar cómo es la historia podemos llegar a recobrar los valores que la Argentina ha ido perdiendo. Y con respecto a las enseñanzas que nos daban en los colegios sobre hechos históricos que nos iban marcando el camino ha desaparecido. Y queremos tratar de revalorizar eso. Conversamos con el público, nos acercamos y a cada uno le explicamos una cosa diferente. Frente al Cabildo este año les hablamos de la bandera inglesa, de los días que había estado enarbolada, que  no había sido contra los criollos sino contra España con quien estaban en guerra. Porque se ha malentendido lo que fue la invasión inglesa por ejemplo con Malvinas, y no tiene nada que ver con esta guerra. Así que por sobre todo nos interesa llevar a las poblaciones esto de lograr la participación de los chicos y de la ciudanía. Que se sientan protagonistas.

LP - El hecho de tener tanta utilería necesita espacio…

A.B. - Hay grupos que tienen lugares como puede ser el Tiro Federal, donde también hacemos algunas recreaciones. Nuestras propias casas, y hay una zona en el Regimiento de Patricios con los que más trato tenemos y con quienes hacemos muchas recreaciones.

LP - ¿Es decir que la Asociación es una reunión de agrupaciones preexistentes?

A.B. - En Timbúes éramos nueve agrupaciones, de las cuales dos en disidencia se fueron enseguida, y nos quedamos siete. Y se agregaron muchas más. El treinta y uno de julio decidimos festejar el Día del Recreador histórico porque es el día que en el Regimiento de Patricios nos reunimos todos para votar a la comisión directiva y empezar con los estatutos. Y justo coincide con el día de San Ignacio de Loyola, soldado y luego general de su compañía. Nos pareció bastante apropiado que ese día fuera el nuestro. Quedó un proyecto en la comisión de cultura de la Cámara de Diputados para que sea declarado por ley. Este año lo celebramos junto al monumento a Güemes en Buenos Aires. Cuando se enteraron otros grupos que andaban sueltos por ahí, y aunque no tenían mucho que ver, pidieron para participar ese día y les dijimos que sí a todo aquel que fuera recreador aunque no sea propio de la Asociación. Era un día de encuentro y de conversación. Porque cuando uno hace una recreación histórica todos llegamos con los pelos de punta, que las armas, que la pólvora, que el cuidado, que no lastimarnos, que las instrucciones, mucha presión. Más aun porque muchas cosas se improvisan, solo se decide quién gana y quién pierde pero nada más que eso, entonces hay mucha adrenalina. Y cuando uno está en ese  momento no ve nada más que la recreación, es increíble. Uno de los grupos que se sumó fue Esgrima Criolla, llegados de La Plata, muy bien preparados, con facones, chuzas y boleadoras y ya se sumaron a las próximas participaciones nuestras.

por Raúl Vigini

raulvigini@yahoo.com.ar

Te puede interesar