"Las soluciones a los problemas de la educación no están en el pasado"

Locales 08/10/2016
El autor de "Mitomanías argentinas" sostuvo que no todo tiempo pasado fue mejor y que no se deben copiar experiencias. Para Grimson, se necesitan respuestas innovadoras para mejorar la situación de las escuelas.
Ampliar
FOTO J. BARRERA EN EL VIEJO MERCADO./ Grimson disertó en el marco de la Semana del Libro. Por la mañana lo hizo ante estudiantes y, por la noche, ante público general (foto).
Alejandro Grimson, uno de los pensadores más reconocidos de la actualidad estuvo ayer en la ciudad para hablar, entre otras cosas, de la realidad de educación argentina y dijo que las soluciones "no hay que buscarlas en el pasado".
En su paso por la Semana del Libro, Grimson mantuvo por la mañana un encuentro con estudiantes y docentes de la ciudad, y por la tarde ofreció una conferencia para todo público en el Complejo Cultural del Viejo Mercado.
En ambas ocasiones, hizo referencia a su trabajo "Mitonamías de la Educación Argentina", donde pone en dudas muchas de las cuestiones que se creen ciertas cuando se discute sobre la educación argentina.
"Hay muchas frases hechas que repetimos. Por ejemplo, la idea de que todo tiempo pasado fue mejor. En parte es cierto. Pero en parte no. Es cierto que a mediados del siglo XX uno iba a una escuela pública y encontraba al hijo de profesionales, del empleado, de un encargado de edificio todos juntos en una misma aula. Pero no se toma en cuenta que, en esa época, el 90% de los jóvenes en edad de ir a la secundaria no podía acceder a la educación media. Hay cosas positivas que han pasado. Pero también hay cosas negativas", ejemplificó. 
Grimson es doctor en Antropología por la Universidad de Brasilia. Realizó estudios de comunicación en la Universidad de Buenos Aires y con su libro "Mitomanías argentinas" propuso un modo de abordaje crítico del sentido común que tuvo repercusión incluso en la televisión. 
"Hay que poner tecnología en las escuelas. Y, es cierto, poner tecnología es algo fundamental. Es muy bueno que se hayan distribuido las netbooks. Pero son acciones que nos demandan un nuevo desafío: que la netbook se incorpore a la vida escolar cotidiana y que ingrese al aula como una herramienta sustancial para los procesos de aprendizajes, pero sin dejar de reconocer el papel del docente que, está comprobado, es insustituible", agregó.
De todas maneras, para el autor existen muchos elementos positivos de la situación actual que presenta la educación, como por ejemplo, el hecho de que cada vez hay más chicos en la escuela. Aunque aclaró: "sabemos que eso no garantiza que accedan al conocimiento". 
En este sentido, Grimson hizo un llamado a "jerarquizar" los contenidos que la escuela debe enseñar. "¿Qué queremos que los pibes aprendan? -se preguntó- Porque a veces le pedimos a la escuela y al docente, de todo. Que enseñen medio ambiente, educación vial..., y la escuela no puede resolver todo. Y termina sin resolver nada. Necesitamos ponernos de acuerdo en las cuestiones modulares. Este es uno de los grandes desafíos de la educación argentina". 
Finalmente, sostuvo que no hay que copiar respuestas de otros lados o de otras épocas. Sino que se debe innovar en las soluciones.
"La educación argentina tiene problemas. Pero la solución de esos problemas están en el futuro. No están en el pasado. Buscarlas en el pasado es una forma retrógrada, una forma conservadora. No se pueden buscar las soluciones en el pasado. Hay que inventar, hay que mirar otros países, construir soluciones que sirvan para nuestros contextos", apuntó. 

SEMANA DEL LIBRO 
En cuanto a la Semana del Libro, Grimson sostuvo que este tipo de encuentros en torno a la palabra permiten "establecer puentes" en las comunidades. "Estos eventos permiten generar espacios públicos, conversaciones entre quienes piensan diferente; encuentros con producciones de distintas zonas del país; y establecer puentes entre lo local, lo nacional, lo regional", señaló.
Además, el autor del ciclo televisivo "Mitomanías argentinas" declaró que siempre quiso conocer Rafaela. "Cada ciudad, cada zona del país, es un mundo. Hay mil mundos en la Argentina. Me fascina conocerlos, disfrutar de nuestras diversidades, aprender algo nuevo, conversar con quienes han leído y con quienes no han leído mi trabajo. Siempre quise conocer Rafaela y me alegra saldar esa deuda conmigo mismo", agregó.
Finalmente, destacó el hecho de disertar en un espacio como el Complejo Cultural del Viejo Mercado, destinado a conservar el valor cultural de la ciudad. "La recuperación de la historia debe abrir nuevos espacios comunes, lugares de encuentro, donde tiene que predominar una libertad basada en el reconocimiento de las diferencias. Siempre lo público permite crecer a través del ejercicio de las pluralidades", apuntó.

Te puede interesar