Haití: más de 840 muertos tras el paso de "Matthew"

Internacionales 08/10/2016
El país más pobre fue el que más sufrió el paso del tifón.
Ampliar
FOTO AFP-NA DESOLACION. Haití es el país más afectado por el huracán.
PUERTO PRINCIPE Y JACKSONVILLE, 8 (AFP-NA). - Las autoridades haitianas y ONG daban un dramático balance de 842 muertos, tras el paso del huracán Matthew, que se debilitaba este viernes pero seguía amenazando las costas del sudeste de Estados Unidos. El senador Hervé Fourcand, del departamento Sur de Haití, anunció este viernes a la AFP que se habían registrado 400 muertos en este país, el más pobre de las Américas, por el que Matthew pasó a principios de semana con vientos de 230 km/h. Sin embargo, las cifras son tan provisionales que a medida que se retiran escombros y bajan las aguas, más devastación y horror se descubre al punto que la cantidad de víctimas fatales trepó a 842, aunque se cree que superará el millar. 
Según un comunicado de la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el paso del tifón "ha afectado a un millón y medio de personas y hay al menos 350.000 personas pendientes de recibir ayuda". El jefe de la misión, Enzo di Taranto, explicó que "si el tiempo lo permite, un equipo de evaluación de desastres saldrá a examinar el terreno y establecer dos centros de operaciones: uno en el municipio de Les Cayes y el otro en Jérémie".
El principal periódico local, Lenouvelliste, titula así: "Jérémie: el horror durante y después de Matthew" para abordar la tragedia. "El aeropuerto está casi destruido, no hay agua, ni comida, el teléfono no funciona, ni hay electricidad, ni los medicamentos que tanto se necesitan. Una sola palabra describe la situación de Jérémie: desolación", comienza la crónica del periódico.
En este escenario, es imposible para todos los actores que intervienen en la actual catástrofe no recordar el terremoto que hace sólo seis años se llevó por delante más de 300.000 vidas y destruyó el país, de la condena que vive la isla, el país más pobre del hemisferio norte, con los desastres naturales y unas infraestructuras de vivienda que se derribarían con temblores y vientos mucho menores de los que sufre Haití. 

EN EE.UU. 
En Estados Unidos, donde unos 600.000 hogares se quedaron sin electricidad, se registró una primera víctima mortal: una mujer de unos 50 años sufrió una emergencia cardíaca en su casa, en el condado de St. Lucie (centro de Florida), y los fuertes vientos impidieron que los servicios de emergencia salieran a atenderla. "No pudimos responder con garantías de seguridad y por desgracia murió", dijo a la AFP la portavoz de los bomberos del condado de St. Lucie, Catherine Chaney.
Matthew se debilitó un poco el jueves por la noche, volviendo a bajar a categoría 3 de la escala Saffir-Simpson, de cinco niveles, pero seguía siendo "extremadamente peligroso", advirtió el NHC. El presidente estadounidense, Barack Obama, declaró este jueves que Matthew "todavía es realmente un huracán peligroso". "Creo que la mayor preocupación a este punto no es solamente la fuerza de los vientos del huracán, sino el crecimiento de las aguas costeras", dijo Obama en la Casa Blanca, subrayando el riesgo que ello implica para la zona de Jacksonville hacia el norte de Florida, e incluso para el estado de Georgia. 
La furia del huracán Matthew se comenzaba a sentir la tarde del viernes en la costa centro-este de Florida, donde las riberas del río St. Johns estaban inundadas y el agua del mar fluía en las calles de la ciudad colonial de St. Augustine. Las autopistas y calles estaban desiertas, las tiendas cerradas y no se veía un alma en la intemperie. Algunas áreas costeras estaban bajo toque de queda y la visibilidad para conducir era de unos metros, antes de convertirse en una densa pantalla blanca. 
Los vientos, que soplaban a 96 Km/h a medida que el ojo de Matthew se avecinaba a Jacksonville, ya había arrancado algunas árboles, ramas y carteles y causaba cortes de electricidad. Las calles de la pintoresca ciudad costera de St. Augustine, la más antigua de Florida fundada por los españoles en el siglo XVI, estaban inundadas por la crecida del mar. 








Te puede interesar