Rizzotto asumió al frente de la Cámara de los Metalúrgicos

Locales 07/10/2016
El empresario reemplazó en el cargo a Daniel Cornaglia. En tanto, Di Stéfano dijo que la economía crecerá el próximo año alrededor del 5 por ciento.
Por consenso, Mauricio Rizzotto se convirtió ayer en el flamante presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Rafaela (CIM) durante la asamblea general que se realizó en el Centro Comercial e Industrial. El acuerdo entre los socios de la entidad ya había sido anticipado por este Diario semanas atrás, por lo que ayer se formalizó durante un encuentro con una muy importante participación en el que además Graciela Acastello fue electa para ocupar la Vicepresidencia. 
Rizzotto reemplazó en el cargo a Daniel Cornaglia, quien en la nueva Comisión Directiva será uno de los integrantes del Tribunal de Etica. En tanto, César Forneris está a cargo de la Secretaría, Rubén Acastello de la Prosecretaría, Claudio Peirotti se desempeñará como tesorero y Luis Valvo como protesorero. 
Tras la asamblea que se extendió poco más de media hora, comenzó la disertación del economista Salvador Di Stéfano en el Auditorio de la gremial empresaria, ante una importante asistencia. El encargado de la apertura fue el propio Rizzotto, quien expresó que la "disertación de Salvador es importante para formar nuestros criterios y obtener herramientas que faciliten nuestra toma de decisiones en un mundo tan cambiante donde la información es vital".
Di Stéfano estimó que la economía argentina crecerá alrededor de un 5 por ciento durante el 2017 a la vez que destacó los esfuerzos del Gobierno actual para "acomodar las principales variables" a raíz de las profundas distorsiones que dejó como herencia la gestión del kirchnerismo. "No se puede adelgazar de un momento a otro. Hay cambios estructurales en marcha que necesitan tiempo. La sensación es que la economía va a crecer 5 por ciento en 2017, pero no le va a resolver los problemas a todos los argentinos" a la vez que consideró que "vamos a necesitar muchos años para reducir la pobreza". 
Con respecto al aumento de las importaciones y el impacto en la industria y los sectores productivos, dijo que se necesita que los empresarios se capitalicen e inviertan porque "no podemos seguir cerrando al mundo toda la vida". También destacó que existe una menor presión fiscal, lo que favorece las inversiones productivas a partir de la baja de impuestos. 
De todos modos, remarcó que "la Argentina necesita un pacto social, porque si el Gobierno afirma que no puede bajar los impuestos porque mantiene a 21 millones de personas, que son 8 millones y medio de jubilados, 9 millones de beneficiarios de planes sociales y 4 millones de empleados del Estado, lo que hace a la mitad de la Argentina, no puede haber lugar para bajar impuestos para el resto". En este marco, la salida coyuntural es tomar deuda para hacer frente a las obligaciones, como el pago de sentencias a los jubilados en el marco de la reparación histórica. 
Por último, señaló que "hay un montón de cosas que nos hacen sentir incómodo, pero es el precio de corregir las distorsiones pues como estábamos no podíamos seguir, y ahora nos tenemos que organizar". 




Te puede interesar