Al grito de "justicia", multitud despidió al cura Viroche

Policiales 07/10/2016
Leer mas ...
Ampliar
FOTO NA NADIE CREE EN EL SUICIDIO. Los restos de Juan Viroche, encontrado muerto después de dar una dura batalla al narcotráfico, fueron despedidos por una multitud.
TUCUMAN, 7. - Los restos del cura Juan Viroche, encontrado ahorcado en la parroquia de la La Florida después de haber protagonizado una lucha
contra el narcotráfico y la inseguridad en la zona, eran despedidos esta tarde por una multitud emocionada.
Al grito de "justicia, justicia", vecinos y fieles de la zona resaltaban la tarea pastoral del religioso y descreían del resultado de la autopsia, que dictaminó que se trató de un suicidio, tal como informó ayer LA OPINION, cuando se mencionó que hasta el propio fiscal general de Tucumán, Gustavo Gómez aseguró que era "inconcebible" la hipótesis del suicidio, y que "el sacerdote había pedido su traslado por las continuas amenazas que recibía". 
A las 15, el féretro salió en procesión desde la Parroquia donde se realizó el velorio, mientras que la misa fue oficiada por el arzobispo Alfredo Zecca, quien estuvo acompañado por el cardenal Luis Villalba.
Entre lágrimas, muchas personas, en su mayoría mujeres y niños, siguieron con respeto el velorio del sacerdote, aunque algunos abuchearon a Zecca por considerar que había abandonado a Viroche quien, por miedo, le había solicitado su traslado.
"Es falsa la denuncia de que lo abandoné. Puedo entender que los fieles lo digan porque están exaltados. En primer lugar, siempre acompañé a los sacerdotes. Con el padre Viroche tuve siempre una actitud paternal y un trato fraterno", explicó el arzobispo.
El cuerpo del sacerdote fue hallado este miércoles por la mañana con una soga anudada al cuello y colgando de una viga de su parroquia. Debido a las denuncias que realizó y a las amenazas que recibió, la gente de La Florida no cree que el sacerdote se haya suicidado como dijo la autopsia.
"El padre fue asesinado y están inventando que tenía mujeres para ensuciarlo", dijo ayer una vecina de La Florida. Otra lugareña sostuvo que "todo esto es una pesadilla, queremos justicia y que se sepa la verdad porque lo que están diciendo es todo mentira".
Por otra parte, en declaraciones a la agencia AICA, el arzobispo Zecca dijo que Viroche, "estaba angustiado, deprimido, con miedo y amenazado¨; y que el miércoles 28 de septiembre recibió al sacerdote y al día siguiente ya había firmado la autorización para el traslado, pero dijo que Viroche “se quedó” porque quería finalizar la novena que había empezado.

Te puede interesar