Huracán Matthew dejó más de 280 muertos en Haití

Internacionales 07/10/2016
Las autoridades de la isla caribeña calificaron la situación como "catastrófica". En Estados Unidos, más de un millón y medio de personas debieron evacuarse de la costa de Florida.
Ampliar
FOTO AFP-NA VIENTO DE MUERTE. En Haití el ciclón fue fatal.
WASHINGTON Y MIAMI, 7 (AFP-NA). - Más de dos millones de estadounidenses fueron llamados a evacuar el litoral atlántico y en Florida y en Carolina del Sur se decretó un plan de emergencia federal ante la llegada del potente huracán Matthew, que reforzó sus vientos tras dejar al menos 283 muertos y grandes inundaciones en Haití.
El ministro del Interior haitiano, François Anick Joseph, dijo este jueves por teléfono a la AFP que al menos 283 personas habían muerto en el país, el más pobre de las Américas. En su paso por el Caribe, Matthew causó también cuatro muertes en República Dominicana, donde más de 36.500 personas fueron evacuadas.
El balance, aún provisional, de muertos en el área sur de Haití tras el paso del huracán va subiendo y se ha elevado este jueves de 140 a 283, según fuentes de ayuda humanitaria. Muchas de las víctimas murieron cuando los árboles se les cayeron encima, por el desplome de las casas y en las inundaciones que provocaron los vientos de más de 230 kilómetros por hora. El balance, oficial pero aún parcial, podría elevarse en las próximas horas, ya que todavía no se han publicado cifras de otras áreas de muy difícil acceso.
Está previsto que el huracán, que alcanzó este jueves la categoría 4 de la escala de Saffir-Simpson (de cinco niveles), llegue a Florida durante la madrugada del viernes, con "impactos potencialmente desastrosos", según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.
Según el boletín de las 21H00 GMT del NHC, Matthew se encontraba 160 km al este de West Palm Beach, un balneario situado unos 100 km al norte de Miami, con vientos máximos de 220 km/h, desplazándose hacia el noroeste a 20 Km/h. "Es el huracán más potente que golpea esta zona en décadas", advirtió el NHC. El presidente estadounidense Barack Obama anunció el estado de emergencia en Carolina del Sur y un plan de ayuda federal a Florida (sudeste), lo que permite desbloquear rápidamente recursos de asistencia y que las agencias de seguridad interior (DHS) y de gestión de situaciones de emergencia (Fema) coordinen las labores de socorro.
Alrededor de 1,5 millón de residentes de la costa de Florida recibieron la orden de evacuar, así como más de un millón en Carolina del Sur. En Georgia, donde se espera que Matthew llegue el sábado, también se ordenó evacuar a los habitantes de seis condados de su litoral.
En un gesto muy poco frecuente, "los parques temáticos Walt Disney World, los parques acuáticos, Disney Springs, los minigolfs y el complejo ESPN Wide World of Sports (de Florida) cerrarán hoy (jueves) a las 17H00" (21H00 GMT), indicó la empresa, que informó que el viernes permanecerán cerrados. Los refugios del este de Florida estaban abarrotados el jueves en una carrera frenética para salvar personas y mascotas.

SIN ELECTRICIDAD
EN BAHAMAS
El gobernador Rick Scott de Florida, un estado acostumbrado a las tormentas tropicales, urgió a sus conciudadanos a no esperar hasta el último minuto para dirigirse hacia las rutas y evitar así verse atascados en embotellamientos.
Los candidatos presidenciales, Hillary Clinton y Donald Trump, también exhortaron a los ciudadanos a que evacuen las zonas en peligro, pero algunos habitantes desafiaban estas recomendaciones. Judy Ruscino, de 74 años, explicó que ella y su marido se refugiaron en el garaje de su casa de la costa. "Hemos comprado comida y la puerta del garaje está protegida contra las tormentas", aseguró.
Según las autoridades aeroportuarias, se anuló el 90% de los vuelos previstos para este jueves en Miami. La devastadora potencia de Matthew seguía golpeando el archipiélago de las Bahamas, donde se cerraron los aeropuertos y los cruceros turísticos fueron desviados.
"El ojo del extremadamente peligroso Matthew estaba a punto de afectar Freeport en las Bahamas", advertía el último boletín del NHC. Varias personas que no siguieron las instrucciones de evacuación emitidas los últimos días se vieron atrapadas en sus casas por el aumento del nivel del agua, y todo el archipiélago se quedó sin electricidad.
En la isla de New Providence, donde se encuentra Nassau, algunos habitantes relataron cómo los fuertes vientos arrancaron los techos de sus casas. Además, las carreteras estaban cubiertas de árboles caídos. Las autoridades pidieron a los bahameños que no salieran de sus casas.

Te puede interesar

Te puede interesar