Un equipo en construcción para jugar ante los peruanos en Lima

Deportes 06/10/2016
Leer mas ...
Ampliar
FOTO ARCHIVO NA PAULO DYBALA. Será titular en el seleccionado nacional que visitará a Perú.
El combinado nacional se presentará esta noche en Lima con la premisa de una victoria pero que paralelamente, le exigiría en tal caso, las formas más adecuadas y una fisonomía robusta.
Estas aspiraciones encuentran algunos obstáculos que sólo el tiempo puede ordenar y que para la ocasión, se tornarían como atenuantes, si finalmente las cosas no tuvieran desde el resultado, el final que todos esperan por esta parte del cono Sur.
Todo parece indicar que habiéndose jugado algo más del 40% de la competencia, la paridad se afirma entre media docena de seleccionados, sin que por ello, deban descartarse a quienes se han mostrado más irregulares acaso por las propias limitaciones; uno de esos equipos, es justamente quien lo esperará desde las 23:15 en el majestuoso estadio Nacional.
Perú, que todavía no ha despegado buscando un punto de equilibrio entre la genética de calidad de sus mejores futbolistas con las disciplina táctica de un entrenador argentino como Ricardo Gareca, rescató un impensado aliciente el último 6 de setiembre en ese mismo escenario, al derrotar a Ecuador, una de las revelaciones del continente, lo que repercutió con alivio en el cuerpo técnico, que después de la derrota en La Paz, sentía que en el próximo compromiso se jugaría la continuidad; por otra parte, esos tres puntos lo reacomodaron al seleccionado cruzado en un pelotón expectante, aunque todavía lejos de los 13 puntos que juntó Ecuador, quien hoy, si terminara este proceso de clasificación, debería buscar en la repesca ante un representante de la Concacaf, la quinta plaza para Sudamérica.
Este hilo cronológico del rival de turno, pretende calificarlo como de alto riesgo, no porque de buenas a primera Perú se haya convertido en una potencia, sino porque la localía, el impulso del último antecedente en Lima y la mayúscula incentivación de recibir a uno de los equipos más poderosos del mundo, podría empoderarlo peligrosamente; mucho más, si el "Tigre" Gareca puso énfasis en la mediocre actuación de Argentina el mes pasado frente a Venezuela, donde rescató un agónico empate proyectando una estela de dudas inoportuna en este tramo de la competencia.
El contexto se repite frente a la ausencia de Lionel Messi, quien tampoco podrá estar el martes en Córdoba para jugar ante Paraguay; el equipo venezolano aprovechó esa baja y desnudó falencias que interpelan a todos los entrenadores de los últimos años y a muchos de los jugadores de jerarquía que nuestro país siembra por todo el planeta.
Nadie ha podido adecuar un formato de juego o un esquema alternativo para activar cuando el genio del Barcelona se muestra en estado humano y debe parar por lesiones, que por otra parte cada vez se presentan con mayor frecuencia. Tampoco las otras figuras que integran estos planteles lograron sustituciones acordes, ofreciendo cierta actitud de resignación o de falta de autoridad para hacerse cargo de estas coyunturas.
Messi brilló ante Uruguay y el equipo se iluminó para cerrar una ajustada victoria ante quien marchaba como líder de las Eliminatorias, pero unos días después y sin su presencia, la imagen fue por momentos lamentable debido a la ausencia de liderazgo y de circuitos de juego.
Esta noche, Argentina necesita revertir estos datos que generan desconfianza a futuro, lo cual cierra los argumentos que estimularán a los locales para intentar dar el gran golpe y subirse a la ilusión de una clasificación que sería casi milagrosa.

LOS QUE REGRESAS
En las últimas semanas, Edgardo Bauza recibió dos noticias que le quitaron el sueño, la lesión muscular de Messi y la baja de Lucas Biglia, también afectado por otra contingencia. Claro que amainó el panorama cuando Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín recibieron con espíritu renovado la convocatoria para estas dos fechas y así recuperar en parte ese potencial que muy pocos seleccionados presentan a priori de cada disputa.
Ambos saben que necesitan goles para recuperar la credibilidad perdida en un sector de la afición y también de la prensa, que fogoneó ese bullying que los asedió después de las encadenadas frustraciones de Rio, Santiago y Nueva Jersey. No hay otra manera de volver a conectarse con la misma energía que convertir ese morboso ingenio popular que los tuvo como protagonistas, en nuevos elogios que potencien, además, las chances colectivas, que es en definitiva, lo que se necesita imperiosamente.
Tanto el "Kum" como el "Pipita" han vuelto a dejar sus sellos de intratables goleadores para sus rivales en el City y en la Juve y el entrenador los ha respaldado fuertemente renovándoles la confianza e instalándolos como referentes en esta nueva etapa.
La otra pieza clave para ilusionarse con una victoria ante Perú, será Dybala que se ubicará como lo haría Messi, transfiriéndole grandes presiones pero también, una oportunidad que si la recoge, se repetirá en Córdoba y selle de manera definitiva su integración al staff titular.
Un gran partido se augura para esta noche en Lima, porque a pesar de las asimetrías entre ambos equipos, lo antes mencionado  como argumento objetivo, puedo igualar la balanza y ofrecer un trámite de gran intensidad. Para Bauza, otro desafío de intentar construir consensos y alternativas sin su principal figura.

LOS OTROS CUATRO
La novena fecha se completará con estos partidos: a las 16:00, Ecuador vs. Chile, en Quito; a las 20:00, Uruguay vs. Venezuela, en Montevideo; a las 20:30, Paraguay vs. Colombia, en Asunción y a las 21:45 Brasil vs. Bolivia, en Natal.

Te puede interesar