Nueva vivienda robada y van...

Policiales 05/10/2016
Leer mas ...
Ampliar
Archivo

La inseguridad en Rafaela es creciente, al punto de generar verdadero pánico en la población, viviendo en estado de psicosis cada vez que se debe dejar la vivienda a solas, ante la posibilidad concreta de ser víctima de un robo, que por la magnitud que tienen se trata de verdaderos saqueos, pues delincuentes se alzan con todo lo que pueden llevarse. 
Por la forma en que se producen estos robos domiciliarios, es sencillo deducir el sentido de impunidad que impera en los malandrines, pues los hechos no respetan horarios, ni lugares, ocurren en cualquier parte y en cualquier momento. Pero no se trata sólo de esos, de la acción propiamente dicha del ingreso furtivo a una vivienda, el robo y llevarse tranquilamente los elementos malhabidos, sino también la impunidad de lo posterior, ya que es muy difícil sean aprehendidos por la policía, y en caso de serlo -lo que sucede muy de cuando en cuando- no es mucho el tiempo que quedarán fuera de circulación. Unos días tal vez si se trata de mayores, cuestión de un par de horas si son menores.
Viene al caso por un nuevo hecho de robo a una propiedad -y son tantos que se ha perdido la cuenta-, ocurrido ayer por la mañana, se estima que entre las 9 y las 10, en un departamento interior en calle Chacabuco, más precisamente en la cuadra doble del club Independiente. Véase el horario y el lugar, lo que remite directamente a referir la impunidad con la que se manejan los malhechores.
El lugar aludido fue prácticamente "limpiado", ingresando tras violentar la puerta de acceso. Dos aparatos de TV, una tablet, dinero en efectivo y algunos otros elementos fueron el botín, que tal vez será malvendido por los delincuentes, pero que a su propietaria le costaron muchísimo tiempo y esfuerzo llegar a tenerlos.
"Nadie vio absolutamente nada", como suele ocurrir en estos casos. A media mañana, forzar a los golpes una puerta y salir del lugar llevándose dos aparatos de TV, entre otras cosas, sin que a nadie le llame la atención, es al menos un indicio curioso de que algo extraño nos está ocurriendo como sociedad, siendo lo más peligroso que caigamos en el ¡sálvese quien pueda!
Tanto o más que el robo, es la vulneración a la cual son sometidas las personas y la intranquilidad de tener que seguir viviendo con esa sensación. Con una policía que esclarezca tan poco y una justicia más preocupada en liberar a los delincuentes que encerrarlos, tenemos un horizonte más que complicado, y oscuro.

Te puede interesar