La Oficina de Mediación Penal cursó 800 legajos en dos años

Policiales 02 de julio Por
El organismo está dictando un taller a 52 agentes de la Policía Comunitaria, para que inviten a la comunidad a resolver conflictos penales menores a través de la Mediación sin litigios.
FOTO LA OPINION TALLER. Explicaron sus características las Dras. María de los Angeles Marelli Rivero y Mariana Beldoménico.
FOTO LA OPINION TALLER. Explicaron sus características las Dras. María de los Angeles Marelli Rivero y Mariana Beldoménico.
“Nociones básicas para el abordaje del conflicto penal”, es el nombre del taller destinado a personal, oficiales y funcionarios de la Policía Comunitaria de Rafaela, que comenzó a realizarse en la víspera en el Centro Cívico del Nodo Rafaela, y que tendrá su cierre el próximo jueves 7 de julio.
De este modo, 52 policías comunitarios podrán capacitarse durante cuatro horas, sobre el sistema de mediación que complementa al sistema penal, a la hora de solucionar los antiguos delitos que eran competencia de la justicia correccional, es decir, con penas menores de 3 años tales como: amenazas, lesiones, impedimentos de contacto, estafas, incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, entre otros.
La iniciativa fue organizada por la Dirección de Desjudicialización de la Solución de Conflictos Interpersonales de Ministerio de Justicia, representada por la Dra. Eleonora Aviles Tulián; la Fiscalía Regional 5 del Ministerio Público de la Acusación, a cargo del Dr. Carlos Arietti; y la Dirección Provincial de Policías de Intervención Comunitaria, dirigida por el Lic. Daniel Medus.

PROFESIONALES
El taller fue dictado por las Dras. María de los Angeles Marelli Rivero y Mariana Beldoménico, ambas abogadas, mediadoras penales de la Oficina de Mediación Penal de Rafaela.
A pesar de su juventud de dos años, esta Oficina ya lleva gestionados 800 legajos penales de su competencia, derivados desde la Fiscalía Regional.
“La idea del taller comenzó –dijo Beldoménico- porque necesitamos empezar a trabajar de manera colaborativa con la Policía Comunitaria, para que nos ayuden en nuestra tarea de invitar a la gente a realizar mediaciones. Queremos una colaboración mutua con la Policía, nosotros ayudando a dar algunos conocimientos generales de lo que hacemos en esta oficina y lo que es la mediación penal, aunque ellos ya tienen una preparación básica de lo que es la resolución alternativa de conflictos. Esto es una continuación de eso”.
En cuanto a los temas que se abordan son las características de la mediación penal y la invitación: “Queremos que estén familiarizados con esto porque la policía nos va a ayudar a fomentar que la gente venga a este espacio y que entienda que esto es una oportunidad, una forma diferente de trabajar su conflicto, y que es voluntario y gratuito”, remarcó Mariana Beldoménico.
“En la Oficina de Mediación Penal –continuó Marelli Rivero- trabajamos con delitos con penas menores a tres años, que los fiscales nos derivan, para ver si con nuestra intervención podemos colaborar a que se solucione ese conflicto. Por eso lo que pretendemos de la Policía Comunitaria es que colabore con nosotros para mejorar la invitación particular a este proceso. En determinados barrios nos cuesta mucho que llegue nuestra invitación con todas las ventajas que esta tiene”, amplió.
En síntesis, en el taller se darán a los policías comunitarios pautas básicas y herramientas para que ellos puedan comunicar, transmitir e invitar a la gente al proceso de mediación penal en el primer acercamiento.
Conviene aclarar además, que el Fiscal puede entender la conveniencia de sugerir el proceso de mediación penal, pero quien decide finalmente es el ciudadano que tiene el conflicto. Si se llega a una solución, aquí se termina el proceso penal en cuestión, lo cual es más rápido, práctico y económico para las partes involucradas.
A lo que se apunta con el tiempo es que si la Policía Comunitaria detecta que hay conflictos que no llegan a ser delitos, de manera preventiva se puede realizar una mediación penal anticipándose a problemas mayores. La finalidad es bajar las escaladas de violencia y generar una convivencia más pacífica en los barrios.
Por último, debido a que esta posibilidad de acceder a un proceso de mediación cuenta apenas con dos años de vigencia en Santa Fe, se necesita que la Policía Comunitaria intervenga mínimamente para poder difundir cómo es el proceso, ya que es lógico que la población tenga desconocimiento sobre esta nueva instancia de solución de conflictos penales que evitan llegar a un juicio.
Un punto a tener en cuenta es que la Oficina de Mediación Penal no recibe denuncias sino que les da curso.

Te puede interesar