importar

Editorial 11 de noviembre Por
Leer mas ...
Zoellick propone un sistema en el que deberían seguramente estar el dólar, el euro, el yen, la libra y el yuan “que avance hacia su internacionalización” y desemboque en una “cuenta de capital abierta”.
Ese sistema debería también “considerar la posibilidad de utilizar el oro como punto de referencia internacional” en cuanto a expectativas del mercado sobre “inflación, deflación y cambios futuros de las monedas”.

Aunque ha habido llamamientos ocasionales a favor del regreso al patrón oro, la mayoría de los responsables políticos y los expertos no lo consideran aconsejable porque podría conducir a una política monetaria excesivamente rígida que podría afectar negativamente al crecimiento y al nivel de empleo.

El sistema de Bretton Woods original, instituido en 1945 y gestionado por el Fondo Monetario Internacional, se basaba en tipos de cambio fijos aunque ajustables vinculados con el valor de ese metal. El ex representante de Comercio de los Estados Unidos, que trabajó durante varios gobiernos republicanos, llamó a establecer un sistema “Bretton Woods II” de monedas de libre flotación que reemplace al régimen de tipo de cambio fijo de Bretton Woods
Según Zoellick, “aunque los manuales pueden considerar el oro moneda vieja, los mercados lo utilizan hoy como activo monetario alternativo”.

El jefe del Banco Central chino ha señalado la necesidad de un sistema monetario alternativo basado en los derechos especiales de giro del FMI, una unidad basada en una cesta de divisas, en lugar del dólar como única divisa de reserva global.

Aunque su artículo de opinión no representa la visión de los Estados Unidos o el Banco Mundial, podría reflejar una mayor apertura en Washington que en las dos últimas décadas a cierta forma de cooperación internacional en materia cambiaria.














Te puede interesar