Un extenso debate

Locales 11 de noviembre Por
Leer mas ...
A comienzos de este año, los ediles del Frente Progresista (Germán Bottero, Luis Peretti y Atilio Pignoni), Víctor Fardín y Félix Bauducco presentaron un proyecto para modificar la ordenanza Tributaria 2010, puesto que entendían que no había sido el espíritu del cuerpo brindarle al Ejecutivo la posibilidad de determinar la cantidad de cuotas en las que un deudor debía pagar su plan de pago. Dicho de otra manera, que se habían equivocado en aprobar esta discrecionalidad y buscaban enmendar ese error.
Antes de aprobarse esta modificación, mantuvieron una reunión con el secretario de Hacienda del Municipio, Edelmiro Fassi, quien les indicó que para él, esa herramienta era muy útil. El funcionario del Ejecutivo fijó un límite de $ 6.000: menos que eso, el contribuyente elige cuántas cuotas desea que tenga su plan de pagos (tal como pretendían los opositores). Por montos superiores a esa cifra, el Secretario determina de cuánto será el anticipo y se fija la cantidad de cuotas en función de información fiscal cruzada: cantidad de propiedades, vehículos a su nombre, niveles de facturación, etc.
Finalmente, la oposición logró cambiar la Tributaria el 10 de junio pasado. El 19 de julio, el Ejecutivo emitió un decreto, con la firma del Intendente Municipal, en donde reglamenta esa modificación. Y es aquí donde comienzan los problemas.
Es que la reglamentación no hace otra cosa más que devolverle al Secretario de Hacienda la discrecionalidad para determinar los planes de pago. Concretamente, el segundo párrafo del decreto dice lo siguiente: "a los fines de la ejecución de las disposiciones del presente, facúltase al Secretario de Hacienda y Finanzas a la evaluación, consideración y suscripción de los Convenios y planes que se celebren en el marco de este decreto, de acuerdo con las disposiciones del mismo, estando igualmente facultado para resolver sobre la caducidad de los convenios en los que se verifique incumplimiento por parte de los contribuyentes y/o responsables, con atribuciones para resolver los recursos o reclamos que deriven de la aplicación de las disposiciones del presente".
En los puntos siguientes del articulado, se determina -de acuerdo al monto total adeudado según el rubro de la deuda- un máximo y un mínimo para el anticipo que se deba abonar y se fija una cantidad de cuotas.
Como si fuera poco, el artículo 8 se lo faculta a Fassi "para readecuar periódicamente las escalas previstas", seguramente, en previsión ante escaladas inflacionarias. Algo que aseguró que no haría durante el presente año
El Frente Progresista buscó aprobar un proyecto de declaración expresando "el desacuerdo del Cuerpo por la implementación del Decreto 32326", algo que finalmente no se concretó.









Te puede interesar