Altruistas modernos y tres predicciones

Notas de Opinión 13/12/2010 Por
Leer mas ...


Por Rodrigo Solís (México)





Me pregunto si existirá alguna diferencia sustancial de fondo entre los ejecutivos y productores de Televisa con alguien que se vaya a Somalia y le diga a los negritos: <>.
Naturalmente una comparación de esta índole puede causar escándalo en el lector civilizado. Sin embargo, en México existe gente muy lista que logró con la mano en la cintura que les aplaudamos y apoyemos (incluso económicamente) para que a sus anchas lucren con la necesidad y la salud de las personas, es decir, a estos señores, con nuestra civilizada anuencia y civilizado consentimiento les permitimos convertir la desgracia humana en una empresa redituable.
Véase los siguientes tres casos.
1. Bailando por un sueño: gente común, corriente y pobre, con familiares que padecen cáncer, sida, diabetes y otras enfermedades espantosas. Esta gente pobre, corriente y común sabe que la Seguridad Social en México es una mierda, así que la única manera que tienen para salvarle la vida a sus seres queridos enfermos es apareciendo en la pantalla de millones de televisiones desde donde serán observados, criticados y juzgados por un incontable número de viejas conchudas altruistas que no tienen nada mejor que hacer con sus vidas más que ver a unos pobres infelices gimoteando, llorando y/o bailando reggaeton, cumbia, salsa, rap, etcétera, disfrazados como unos payasos al ritmo y compás de sus parejas de baile que resultan ser “personalidades del espectáculo”, o lo que es lo mismo en buen cristiano: viejos y viejas ridículas en el ocaso de sus carreras que intentan desesperadamente volver a estar bajo la luz de los reflectores.
Dicho lo anterior, originalmente el show iba a llamarse Bailando macarena para que una enfermedad terminal no mate a mi papá. Por desgracia, mercadólogos y directivos de Televisa, de último minuto decidieron cambiar el nombre del programa porque un estudio de mercado aplicado a una muestra de 2,500 personas reveló que el título le pareció a los encuestados muy difícil de memorizar.
Predicción: En el año 2010 Televisa creará un nuevo show llamado Bailando por una olla de frijol con puerco. En las colonias más pobres del sureste del país, se seleccionará a las 15 familias más muertas de hambre y se les motivará a bailar junto a cantantes, artistas y locutores deportivos. El premio para la familia (y celebridad) que llore y baile más bonito será sentarse en un lujoso comedor Troncoso a comer una enorme olla de frijol con puerco.
2. El Teletón: reality show con un reparto más o menos similar al de aquella inolvidable telenovela de niños bonitos y bien acicalados llamada Carrusel; la única diferencia es que en este espectáculo los protagonistas no son niños rubios y de ojo azul, sino niños discapacitados, que no por ello dejan de ser sumamente carismáticos como el bueno de Cirilo; para más referencias tenemos a Jimmy, aquel niño de edad indescifrable cuyo cuerpo era idéntico al de un calamar y que nos robó el corazón cantando canciones de Pedrito Fernández en todo tipo de programas, como por ejemplo, Otro Rollo. El trasfondo de este reality show, como su nombre lo indica, es el altruismo. Por ello todos los mexicanos nos sentamos frente al televisor para cantar y llorar como unos becerros mientras vemos a los artistas de moda cantando los hits del momento mientras en escena aparece un desfile de niños con parálisis cerebral que parecieran estar bailando breakdance y/o La gasolina de Daddy Yankee. Luego entonces, con el bote de basura lleno hasta el tope de kleenex moqueados, los altruistas televidentes que no tenemos vida propia nos apuramos a coger el teléfono para donar los pocos dineros que tenemos ahorrados en el banco para colaborar con nuestro granito de arena en la construcción de un nuevo centro de rehabilitación, mientras tanto, Televisa y otras empresas multimillonarias y transnacionales, justo días antes de que acabe el año fiscal, deducen sus impuestos gracias a los millones de televidentes que tenemos el corazón de pollo.
El reality show originalmente iba a llamarse El show de los niños con capacidades diferentes cuyos padres quieran volverlos famosos. Sin embargo, una vez más, de último minuto los mercadólogos y ejecutivos de Televisa le cambiaron el nombre al programa, argumentando que el título, por ser demasiado largo y difícil de memorizar iba a tener muy poco impacto comercial.
Predicción: En el año 2012, Andrés Manuel López Obrador es derrocado como Presidente Legítimo de México, sin embargo y pese a todo pronostico, meses más tarde, en las elecciones para Presidente de la República es elegido por la mayoría del pueblo mexicano como el nuevo Presidente de la República, con lo cual se convierte en el primer presidente de izquierda en la historia del país. AMLO acepta gustoso el espurio cargo y su primera medida de gobierno es abolir toda forma de deducción de impuestos (incluidas las donaciones a fundaciones altruistas) por parte de monopolios y/o empresas transnacionales. Horas más tarde de la aprobación de la Nueva Ley Antialtruismo AMLO, en rueda de prensa, mediante su vocera oficial Galilea Montijo, Televisa anuncia que no habrá más teletones.
3. Goles por México: en todos los partidos de la liga del fútbol mexicano que transmite Televisa, si hay suerte y alguno de los equipos se anima a cruzar la media cancha y anota un gol, el narrador, luego de pegar de gritos como un psicópata enajenado, nos informa a los televidentes que el gol ha sido “un gol con causa”, es decir, que el gol se traduce en 25 computadoras con Internet para la escuela primaria pública General Ignacio Zaragoza en San Juan de Sabinas, Coahuila; o una biblioteca escolar para la escuela primaria pública Alberto Larios Villalpando en Coquimatlán, Colima; o desayunos gratis durante dos años a 25 niños de escasos recursos en Zacazonapan, Estado de México; o auxiliares auditivos para tres niños en Nochixtlán, Oaxaca; o 5 prótesis para los residentes de Santiago Tulantepec de Lugo Guerrero, Hidalgo; o 10 casas nuevas para damnificados del Huracán Margarita en Nanchital de Lázaro Cárdenas del Río, Veracruz; o transplantes de riñón, córneas y medula ósea en Azcapotzalco, Distrito Federal.
No quiero levantar suspicacias o ennegrecer conciencias, pero en lo que a mí respecta, no podría dormir tranquilo si viviera dentro del pellejo de Sergio Bernal. Sergio fue el portero con menos goles en contra en este torneo, y, para colmo de males, todos los partidos de los Pumas de la UNAM fueron transmitidos por Televisa (al menos los que se juegan en Ciudad Universitaria). Traducción: cada penalti, tiro o remate atajados por Sergio Bernal en su portería significaron decenas o incluso cientos de niños, adolescentes y adultos sin Internet, sin un techo donde resguardarse del frío y/o sin órganos para sobrevivir. En pocas palabras, al mismo tiempo en que Bernal es aclamado rabiosamente por cientos de miles de aficionados por sacar una pelota del ángulo, del mismo modo y rabia es odiado por Isidoro Santos, que acaba de ser informado que su transplante de riñón ha sido cancelado hasta el próximo domingo, desde luego, si es que logra mantenerse con vida hasta esa fecha.  

















Te puede interesar