Algo huele a pescado podrido

Notas de Opinión 08 de diciembre Por
DOCUMENTOS DE WIKILEAKS

Por Ricardo L. Mascheroni (*)


No hace mucho tiempo que para adueñarse del poder político en un país era suficiente controlar el ejército y la policía. Hoy, un país pertenece a quien controla los medios de comunicación. Si la lección de la historia no parece lo bastante convincente, podemos recurrir a la ayuda de la ficción que, como enseñaba Aristóteles, es mucho más verosímil que la realidad.
Umberto Eco, “Para una guerrilla semiológica”, en “La estrategia de la Ilusión ” Buenos Aires: Ediciones Lumen. 1986
Si alguien tenía la secreta y esperanzada intención de hacerse famoso entreteniendo y distrayendo al mundo entero.
Ese deseo ha sido cumplido.
WikiLeaks lo ha conseguido con creces, a través de la difusión de cerca de 250 mil correos o mensajes “supuestamente cifrados o clasificados”, sacados del mismo corazón de la “inteligencia” norteamericana.
Esta filtración inexplicable en los tan mentados aparatos de seguridad (CIA, NSA, Pentágono, etc.), ha provocado, que todos los titulares de los medios de comunicación, columnistas, conductores de programas y periodistas varios, sin excepción, en sus entregas cotidianas hagan referencia a estos “documentos”, reproduciendo las supuestas comunicaciones de agentes, embajadores, espías y demás, hasta el infinito.
Podemos afirmar sin equívocos, que hoy, el mundo se mueve al compás de esta información non sancta, provocando indignación, sorpresa, iras, comunicados de repudio y toda la gama de ánimos y actitudes frente a lo aparentemente intolerable.
Pese a creer que no tengo la verdad sobre el tema, considero que tampoco estoy lejos de ella.
Que pienso al respecto?, que todo esto es un gran montaje, que algunas bases reales encierra, ya que los espías de cualquier lugar del mundo suelen apelar a estas “serias investigaciones”, más acordes a programa de chimentos y rumores, que a otra cosa.
Sinceramente qué nos puede sorprender de lo difundido, que ya no se haya dicho antes.
Ni que hablar cuando se empiecen a difundir “datos” sobre la vida privada, hábitos, vicios o las inclinaciones sexuales de los personajes espiados, el sainete será mayúsculo.
Pienso que todo es una gran operación de camuflaje, para distraer y vaya si lo han conseguido.
Lo que habría que desentrañar es qué se persigue y así sabremos quiénes han sido los que han montado la misma y con qué objetivos.
El meollo del tema radica en el porqué, para qué y para quién, de estas cortinas de humo, preguntas que raramente se realizan o se profundizan por los analistas de un lado y del otro.
Uno podría ensayar algunas respuestas alocadas sobre lo que se quiere encubrir o la finalidad de la operación mediática más grande en la historia de las comunicaciones globales, pero no son más que hipótesis.
Veamos, algunas de ellas:
Hipótesis 1: Obama ha salido fuertemente golpeado de las elecciones recientemente celebradas en los EE.UU. y está obligado a provocar un pronunciado viraje de timón en sus políticas, sea a la derecha (lo más seguro) o a la izquierda, En tal sentido, frente a las filtraciones, tiene la justificación para descabezar todas las estructuras del Departamento de Estado, sus agencias de seguridad, el departamento de Relaciones Exteriores y la cúpula militar, entre otros organismos.
Hipótesis 2: La crisis económica se profundiza día a día en el referido país, con recortes en salarios, puestos de trabajo y presupuestos como los de educación, salud, asistencia social, etc., lo que sería imposible de blanquear y muchos menos aceptar por la mayoría de los norteamericanos, lo que va en sintonía con sus socios europeos. Consecuentemente esos ajustes pasan a un segundo plano de la maquinaria periodística.
Hipótesis 3: Hillary Clinton no es bien querida en la administración Obama y la fuga del material, más temprano que tarde, se la lleva puesta y ha decretado su muerte política.
Hipótesis 4: La COP 16, Conferencia de las partes sobre Cambio Climático que se está celebrando en Cancún (México), preanuncia un nuevo fracaso en el intento por reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), que hace al futuro del mundo, la cual también pasa a segundo plano entre las noticias de interés mediático.
Hipótesis 5: No se debe descartar el hecho, que se intente ocultar otras operaciones mucho más peligrosas para el conjunto de la humanidad, generando, ríspideces, enconos, enemistades varias o nuevos ejes del mal y así incentivar la escalada militarista y belicista.
El “divide y reinarás” tampoco puede estar ausente entre los objetivos de la puesta en escena.
Todo puede ser, sin duda que cualquiera podrá agregar otras muchas hipótesis al respecto, pero no podrá desconocer lo afirmado al comienzo, sobre el impacto comunicacional de estos hechos.
Pese a todas estas explicaciones, seguimos sin desentrañar el porqué central de esta operación global y en consecuencia las dudas y los enigmas persistirán por mucho tiempo, las desconfianzas también.
Las hipótesis reseñadas no son excluyentes, sino que se complementan y se potencian mutuamente, generando una sinergia que anida sin dudas en el corazón del meollo y que hacen al porqué a que hacíamos referencia.
Ya nada será igual en el futuro, independientemente de si el material difundido es real o no, si existe o no el supuesto espía, el soldado infiel o el escamoteo de los “documentos”.
Por último, vió la película “Wag the Dog”?, traducida como “Mentiras que Matan” o “ La Cortina de Humo”, dirigida por Barry Levinson, y protagonizada por: Dustin Hoffman y Robert De Niro.
Si no lo ha hecho, es una buena oportunidad para verla y apreciará muchas similitudes con lo que actualmente está ocurriendo.

(*) Docente .









































































Te puede interesar