Confirmaron la condena de perpetua a Baroni

Policiales 18 de noviembre Por
CASO ALEJANDRA CUGNO
La Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Santa Fe, integrada por Juan Carlos Gemignani, Julio César Rondina y Emiliano Eloy Suárez, confirmó en lo principal la sentencia del tribunal oral de esta ciudad, que en junio pasado condenó a José Luis Baroni a la pena de prisión perpetua por el crimen de la docente Alejandra Isabel Cugno.
En una extensa sentencia confirmatoria de unas 60 fojas, los Vocales de la Cámara de Apelaciones de Santa Fe, desecharon los planteos esbozados por la defensa técnica del imputado, por lo que ratificaron –en lo principal-, lo decidido en el Juicio Oral, llevado a cabo en el primer piso de estos Tribunales el pasado mes de junio.
En aquella oportunidad María Amalia Mascheroni, Dardo Rosciani y Norberto Nisnevich, condenaron a la misma pena- ahora confirmada- a José Luis Baroni, según destacó ayer Notife.
La modificación efectuada por la Cámara en cuanto al agravante de alevosía, no afecta en absoluto el monto de la condena, y, en definitiva, Baroni fue sentenciado como autor penalmente responsable de los delitos de “rapto, abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, homicidio agravado «criminis causa», hurto calificado y defraudación por estelionato”, todo en concurso real.
Se destaca que ante el pedido de nulidad efectuado por el abogado Villasboas, y en relación a la pretendida conducta de prejuzgamiento de uno de los integrantes del Tribunal Oral, la Cámara entendió que  Mascheroni “...no emitió opinión o violó la garantía de juez imparcial e impartial”.
En relación al planteo de nulidad del juicio oral y también de actos procesales previos, por entenderse -en argumentación de la Defensa-, que a partir del día 15 de junio (fs. 823) se aplicó la ley 12912, y antes se había aplicado la ley 12734; el Tribunal de Alzada sostuvo que, “... por lo tanto, no encontramos que exista un vicio que haya causado perjuicio al imputado o a su defensa, ni que se haya violado el debido proceso, en tanto no es suficiente invocar esas garantías y afirmar que han sido vulneradas para lograr que se declare la nulidad del proceso, solución que, por su gravedad es una consecuencia extrema que debe ser dictada con la mayor prudencia por los jueces, y rechazada cuando, como en el caso, sus consecuencias no han sido de ninguna manera privar de todas las posibilidades de defensa, del ejercicio pleno, libre y total del derecho que se invoca lesionado”.
A la tercera cuestión, tratada por la defensa técnica de Baroni, en la que se intentó hacer caer por nulidad la sentencia, afirmando que la acusación e investigación se basan en actas que son nulas, de falsedad ideológica, y señalando que las actas de fojas 29 y 31 son exactamente iguales, sin diferencias entre ellas y que en las audiencias orales los testigos Urigoytía y Robledo no supieron explicar el porqué, los Vocales entendieron que: “...pese a que se evidencian similitudes llamativas en la redacción de ambas actas, tal como lo señalara el señor defensor, debe recordarse que, “no todos los actos que ingresan al proceso penal pueden ser conminados con la sanción de nulidad, atento a que los que realiza la autoridad policial en ejercicio de sus funcionales específicas de prevención y seguridad son actos pre-procesales, distintos de los que lleva a cabo como auxiliar de la Justicia y por ello, al no ser actos judiciales procesales no pueden ser objeto de invalidación, con la sanción de nulidad, sino que son objeto de valoración de acuerdo con las reglas de la sana crítica”.
En relación a la declaración de Baroni vertida en sede policial, y que implicara el pedido de la defensa de que se declare la nulidad del simple interrogatorio sumario de fojas 232 porque, sostuvo que fue recepcionada sin la presencia de defensor y bajo apremios ilegales y torturas, la Cámara sostuvo que: “...más, en el caso, si bien la defensa realiza una “lectura” de las imágenes en que se observa a Baroni en momentos en que presta declaración ante la policía, sosteniendo que se aprecia a un hombre destruido, agobiado por las “torturas sufridas”, el Tribunal considera que no es correcta su interpretación".











Te puede interesar