Un juzgado necesario

Editorial 16 de noviembre Por
Leer mas ...
El Gobierno nacional ha decido ya elegir a quien pretende para que ocupe el cargo de juez federal en nuestra ciudad. Se trata de Adrián Jorge García Lois, que en la actualidad se desempeña como secretario del Tribunal Oral en lo Criminal N° 11 de la Capital Federal.
Claro que aún no está definido que asuma en el cargo. Sino que primero deberá pasar por una audiencia pública en el Senado de la Nación. La misma se concretará el próximo 24 del corriente, en el Salón Eva Perón del Honorable Senado de la Nación, sito en H. Yrigoyen 1849, 1er. piso, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Hasta el día de hoy hay plazo para presentar preguntas y formular las observaciones a las calidades y méritos de los aspirantes.
García Lois se terminó imponiendo al Dr. Miguel Eugenio Abásolo Guastavino y al Dr. Héctor Gabriel Somaglia. Hay una curiosidad: del sitio web del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación se desprende que el elegido terminó último en la terna.
Somaglia venció a los dos por dos puntos en el puntaje del jurado, quedó a 2.5 puntos de Abásolo Guastavino en el puntaje entregado por la Comisión de Selección; y tanto en el orden de mérito de este último organismo como del Plenario, García Lois quedó tercero.
Pero estos tres no fueron los únicos interesados en obtener el cargo de magistrado, sino que fue la terna que quedó de la prueba de oposición, de la cual participaron Diego Alejandro Amarante, Gustavo Adolfo Becerra González, Mateo José Busaniche, José Antonio Charling, Mario Eugenio Garzón, Karina Inés Gregoraschuk, Juan Carlos Nacul, Carlos Miguel Olivera Pastor, Daniel Carlos Ranuschio, Alejandro Javier Santamaría, Javier Rodrigo Siñeriz, Martín Ignacio Suarez Faisal, Hernán Alberto Tuppo.
El juzgado federal fue aprobado por el Congreso de la Nación en 2006, pero recién en los dos últimos años se iniciaron los complejos procesos de selección del juez. Al mismo tiempo, se está buscando tanto el Fiscal como el Defensor Público Oficial. En total, deberá contar con una plantilla de 33 personas.
En cuanto a la jurisdicción, abarcará íntegramente los departamentos Castellanos, San Cristóbal, 9 de Julio, San Martín, y parte de Las Colonias (Pilar, Nuevo Torino, Felicia, Sarmiento, Soutomayor, Humboldt, Santa Clara de Buena Vista, Mariano Saavedra, Sa Pereira, Santa María Centro, Santa María Norte, Cavour, Rivadavia y Grutly Norte).
Por otra parte, aún no se cuenta con las instalaciones para su futuro funcionamiento, cuyo edificio estuvo buscándose aunque sin encontrar uno que se adecue a los requerimientos, que entre otros, establecen tener una superficie cubierta mínima de 700 metros, garajes amplios y accesos por los cuales puedan ingresar vehículos hacia el interior, para el transporte de detenidos en condiciones de alta seguridad.
Habían sido ofrecidos tres locales, los que estuvieron revisándose, aunque sin ajustarse a los requerimientos: el de la ex Clínica Mayo (sobre calle Sarmiento), y dos viviendas (una en calle Necochea y otra sobre Maipú).
Todo se inició hace seis años: el 11 de abril del año 2004 el Presidente de la Nación Néstor Kirchner firmaba el proyecto de ley por el cual proponía al Congreso de la Nación la creación de un Juzgado Federal de Primera Instancia en la ciudad de Rafaela con competencia plenaria, compuesto por dos secretarías que resolverán de un modo más rápido los temas correccionales, penales, contenciosos, administrativos y laborales.
El intendente Perotti manifestó en su momento su agradecimiento al en aquel momento Presidente de la Nación "que hizo suyo el Proyecto".
Dos años estuvo en el Congreso de la Nación, hasta que en agosto de 2006 logró la sanción definitiva por parte de la Cámara de Diputados.
La importancia de tener un Juzgado Federal en nuestra ciudad radica en que Rafaela y su zona de influencia integran una de las regiones agroindustriales más desarrolladas del país, de perfil agroexportador, metalmecánico y agroalimentario, y ya cuenta con reparticiones de Aduana y de Gendarmería. Como tal, también necesita de un servicio de justicia que atienda cuestiones vinculadas a la competencia federal, como el contrabando y el tráfico de estupefacientes.
Luego de cuatro años de espera, ahora todo parece estar listo para que, al menos, se nombre al magistrado a cargo. El juzgado es una institución que no debemos dejar de reclamar para que, definitivamente, abra sus puertas en nuestra ciudad.


















Te puede interesar